Crimen por «el robo de un beso» en un bar de Managua llega al Tribunal de Apelaciones

El crimen ocurrió la madrugada del 6 de mayo de 2019, en el porche de la casa donde uno de los implicados alquilaba un cuarto en el barrio Venezuela, en Managua.

Sandor Bonilla (izquierda) le aseguró a los magistrados que es inocente del crimen de Carlos. Su nueva defensa Leonel Caballero expuso las deficiencias de la Fiscalía en el caso. HOY/Alejandro Flores

El abogado Leonel Caballero pidió a los magistrados de la Sala Penal Uno del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM) que por falta de pruebas se revoque la sentencia de 20 años de cárcel que una juez le impuso a Sandor Eliézer Bonilla Romero, de 23 años, por el asesinato del joven Carlos Ezequiel Noguera Wilson, de 21 años. Solicitó también se gire la libertad del sentenciado.

El crimen ocurrió la madrugada del 6 de mayo de 2019, en el porche de la casa donde Sandor alquilaba un cuarto en el barrio Venezuela, en Managua.

Lea También: 20 años de prisión a hombre que intentó matar a navajazos en el barrio El Recreo en Managua

El pecado de la víctima Carlos fue que» le robó un beso» a Bryan Sánchez, quien era pareja de Sandor. El robo del beso se dio cuando el sentenciado y la víctima estaban todavía en una disco de Managua, junto a Sánchez.

El sentenciado Sandor se dirigió ante los magistrados y les dijo: “Ante los ojos de mi Padre Celestial soy inocente del hecho que se me imputa, siendo yo el que llevó al hospital al occiso y le avise a sus padres”.

El pedazo de mármol con el que supuestamente Carlos Ezequiel Noguera Wilson fue muerto al ser golpeado en la cabeza, pero el dictamen forense indica que falleció por bronco respiración. HOY/Alejandro Flores

Peticiones de la defensa

El abogado defensor Caballero le explicó a los magistrados que la Fiscalía presentó en el juicio 14 testigos, pero ninguno vio a su representado Sandor agredir a la víctima Carlos.

Explicó que Sandor no cometió el crimen, porque hubo tiempo suficiente para esconder el arma homicida (una pieza de mármol) con la que la víctima Carlos fue golpeado en la cabeza. “Como Sandor no cometió ningún crimen, no tenía porqué ocultar la pieza con la que supuestamente se privó de la vida al joven Carlos”, argumentó la defensa Caballero.

Caballero manifestó que al juicio se presentó a declarar un perito del Instituto de Criminalística y Ciencia Forense que examinó el pedazo del mármol, pero en las conclusiones no dice que las huellas pertenezcan a Sandor.

Puede interesarle: Juicio por el asesinato de Karla Núñez en el sector de Ticuantepe entra a su recta final. Su esposo, quien reportó su desaparición, es el acusado

“Ahora las huellas están en la base de datos de hecho sin esclarecer”, dijo el abogado defensor Caballero, quien cuestionó que si las huellas que están plasmadas en el pedazo de mármol no son de Sandor, porqué lo señalan de cometer el crimen. Remarcó que las huellas que aparecen en el instrumento homicida son de una persona no identificada.

Caballero destacó que Sandor más bien ayudó a la víctima al llevarlo al hospital para salvarle la vida.

“Mi representado (Sandor) lo bañó (a la víctima Cárlos) y una vez que no respondía, lo llevó al hospital. Qué persona, solo que tenga una empatía, mata a alguien y él mismo sea quien lo lleve al hospital para recuperarlo”, indicó la defensa.

El abogado Caballero le sugirió a los magistrados que valoren bien el dictamen forense y lo que explicó el médico que declaró en juicio. “Quiero que quede puntual que el médico forense estable que él (víctima Carlos) muere por la bronco respiración y no por un golpe”, puntualizó Caballero.

El pedazo de mármol fue presentado en juicio como evidencia. Un oficial de Control de Evidencia guarda el objeto después que fue mostrado ante la juez. HOY/Alejandro Flores

La noche de los hechos

Según la Fiscalía, el robo del beso se dio cuando Sandor, la víctima Carlos, y Bryan estaban la noche del 5 de mayo de 2019 en el bar y discoteca Jonás, en Managua. Después, los tres jóvenes se trasladaron en un taxi (en los asientos traseros) hasta el cuarto donde alquilaba Sandor.

Lea Además: Hasta el 2049 estarán en la cárcel los que asesinaron y enterraron a una mujer en Carretera Sur

Cuando viajaban en el taxi, Sandor y la víctima Carlos iban peleando. Sandor le reclamó por qué había besado a Bryan; también intercambiaron manotazos y ambos resultaron con rasguños. Bryan intervino en la discusión para que se calmaran.

Cuando llegaron a la casa, Sandor entró a junto a Bryan; después Sandor enllavó el portón de acceso al porche de la vivienda y dejó afuera, en la vía pública a Carlos, quien empezó a llorar.

Una pareja de inquilinos le abrió la puerta a la víctima y lo dejaron dormir en el porche de la casa. Después Sandor se levantó de la cama (donde dormía con Bryan) y se fue al porche y asesinó a Carlos con el pedazo de mármol, aseguró el representante del Ministerio Público en juicio.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: