Madres mantienen huelga de hambre por los presos políticos a pesar del cerco de la Policía Orteguista

La Policía se tomó el perímetro en torno a la iglesia San Miguel, además de dos cuadras más en todas las direcciones del templo. Utilizó vallas para bloquear la circulación

policía, Masaya

Con el paso del tiempo la represión policial ha aumentado en números de efectivos y en acciones. LA PRENSA/Jader Flores

La lucha de las madres de presos políticos, mediante una huelga de hambre, alcanza su segundo día este sábado. El asedio y cerco policial impuesto desde el jueves pasado en torno a la iglesia San Miguel, en Masaya, no ha quebrantado el objetivo de las madres que siguen demandando la libertad de sus hijos.

La Policía Orteguista (PO) se tomó además del perímetro en torno al templo católico, dos cuadras más en todas las direcciones de la Iglesia. Utilizó vallas para bloquear la circulación vehicular en uno de los puntos de ebullición comercial, ya que la iglesia está ubicada en la arteria vial que conduce al mercado municipal, precisamente, hacia donde se dirigen varias rutas de transporte colectivo cuyos recorridos se han visto afectados.

Con el paso del tiempo la represión policial ha aumentado en números de efectivos y en acciones, ya que la mañana del sábado el párroco de la iglesia Nuestra Señora de la Asunción, Bismarck Conde, intentó ingresar a la iglesia San Miguel, pero los oficiales no se lo permitieron.

Lea además: Ciudadanos realizan plantón en Catedral de Managua por los reos políticos

El padre Conde relató que el viernes logró entrar al templo católico asediado, después que sus superiores se comunicaran con las autoridades pertinentes de la PO, pero eso mismo se hizo ayer, por la tarde y ya no se permitió el acceso. Los policías solo les dicen que no hay acceso, nada más.

LA PRENSA/Jader Flores

Explicó que el cardenal Leopoldo Brenes está pendiente de la situación que atraviesa el padre Edwin Román, en su parroquia, y que es muy cercano a los demás sacerdotes. Asimismo, dijo que el padre Román les iba a brindar un espacio a las madres de los presos políticos para que oraran en la parroquia, pero la situación se tornó diferente. “Él está siendo prisionero en su propia parroquia”, expresó.

Por su parte, el sacerdote Edwin Román, brinda un acompañamiento espiritual a las madres, pero no está haciendo huelga de hambre. Mediante una llamada telefónica relató que una de las madres de los presos políticos se asomó a la ventana del ala derecha de la iglesia y uno de los antimotines le dijo «aquí ustedes se van a morir», sostuvo el sacerdote.

Pese a que el padre Edwin Román es diabético aseguró que está bien, que él está en la parroquia como garante de la vida de las madres. «Estaré con estas madres hasta el final. Si ellas van hasta el final, ahí estaré yo con ellas. Yo no las voy a abandonar», dijo.

Puede interesarle: Familiares de miembros de la UNAB detenidos en el Chipote aún no logran verlos. «Hasta el martes», dijo un oficial

A la vez urgió que les permitan ingresar colchonetas para las madres, agua embotelladas, suero oral y comida para las personas que no están en huelga de hambre. El padre sugirió que esto se podría hacer mediante una persona de gran relevancia para el país, para ver si tiene la posibilidad de entrar, ya que ni con los mismos sacerdotes se ha podido.

En contacto con Brenes

El padre Román aseguró que la mañana de ayer sábado se comunicó con el cardenal Leopoldo Brenes, quien está al pendiente de él. Sin embargo, dijo que no se ha contactado con el nuncio Waldemar Stanislaw Sommertag, representante del Papa en Nicaragua.

Estado de las madres

Al interior de la iglesia permanecen nueve madres de presos políticos, que continuarán con la huelga de hambre para que se liberen a sus hijos. También está la abogada Yonarqui Martínez, Santiago Fajardo y Marlon Powell, estos últimos expresos políticos.

Lea además: España reclama a dictadura de Nicaragua por la represión a Iglesia Católica en Masaya

El padre Román dijo que en general las madres están bien, pero hay dos de ellas que tienen enfermedades; una padece de asma y otra de problemas en la columna. Por su parte, el sacerdote contó que amaneció con dolor de cabeza y se sentía deshidratado, pero se inyectó insulina y ha logrado estabilizar su organismo.

Costa Rica insta al cese de la represión

Costa Rica urgió este sábado al régimen «que cese de inmediato el asedio policial al que están siendo sometidos familiares de presos políticos, el párroco y feligreses» y pidió la liberación de los trece ciudadanos detenidos.

Además reiteró, a través de un comunicado, «su profunda preocupación por la sistemática violación de los derechos humanos de los nicaragüenses, especialmente el derecho a la libertad de expresión, a la manifestación pacífica y la libertad religiosa».

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: