Policía Orteguista mantuvo 12 horas secuestrado a sacerdote de la parroquia de El Jícaro

Al cura párroco del municipio de Jícaro se le detuvo y secuestró, al llevarlo sin una orden de captura a las celdas del comando policial de la ciudad de Ocotal, por alterar 31 veces el orden público dentro del templo católico de esa localidad segoviana cuando oficia misa, según los agentes de la Policía Orteguista

Policía Orteguista

“Que tal, buenos días, ya voy rumbo a la chamba de hoy o alterar el orden público, ahora así se le llama oficiar misa en los templos católicos. Gracias por estar pendientes de mí, saludos”, manifestó esta mañana el sacerdote Ramón Alcides Peña Silva. LAPRENSA/ Cortesía

El sacerdote Ramón Alcides Peña Silva, párroco del templo del municipio de Jícaro, anunció esta mañana que ya fue liberado, después de permanecer secuestrado desde la noche de este 7 de diciembre por la Policía Orteguista (PO) de la ciudad de Ocotal, cabecera del departamento de Nueva Segovia.

El secuestro se dio a eso de las 7:00 de la noche de este sábado, cuando el sacerdote Ramón Alcides Peña Silva regresaba del puesto fronterizo de Las Manos, zona de Nueva Segovia, de traer al diácono Luis Santamaría, había informado en horas tempranas de esta mañana una fuente de la iglesia de la ciudad de Ocotal.

Lea También: Mario Sánchez, sacerdote de una parroquia en Managua: «Los primero que deben estar presos son aquellos que nos gobiernan»

“Que tal, buenos días, ya voy rumbo a la chamba de hoy o alterar el orden público, ahora así se le llama oficiar misa en los templos católicos. Gracias por estar pendientes de mí, saludos”, manifestó esta mañana el sacerdote Ramón Alcides Peña Silva, mientras salía de las celdas del Comando Departamental de la Policía Orteguista (PO) de la ciudad de Ocotal, en Nueva Segovia, donde permaneció secuestrado durante 12 horas.

Al cura párroco del municipio de Jícaro se le detuvo y secuestró, al llevarlo sin una orden de captura a las celdas del comando policial de la ciudad de Ocotal, por alterar 31 veces el orden público dentro del templo católico de esa localidad segoviana cuando oficia misa, según le dijeron los agentes de la Policía Orteguista (PO) de Nueva Segovia.

El Padre Ramón Alcides confirmó que su detención fue dentro de una celda de ese comando policial, donde le tocó dormir en el suelo, aguantar hambre y sed, y logró comunicarse con Monseñor Juan Abelardo Mata Guevara, Obispo de la Diócesis de Estelí, gracias a que no lo requisaron y conservó su celular. Como la noticia se corrió en las redes sociales en horas de la madrugada de este domingo le fue decomisado su celular, aunque antes de salir le fue devuelto.

Puede Interesarle: Monseñor Abelardo Mata: «No podemos ser perros mudos y callarnos, hay que llamar a la conversión, aunque nos amenacen»

La feligresía católica del municipio del Jícaro, en Nueva Segovia, se mostró indignada esta mañana al conocer en misa, la cual fue oficiada por el diácono Luis Santamaría, en sustitución del sacerdote Ramón Alcides Peña Silva, de la detención de su líder espiritual de esa parroquia, y repudiaron los actos cobardes de los agentes de la Policía orteguista (PO) de Ocotal.

“Esto es indignante, Daniel Ortega y su mujer (Rosario Murillo), además de ser delincuentes que nos gobiernan, son una pareja de demonios hijos de satanás que atentan contra la iglesia, contra nuestros sacerdotes queridos y contra nuestro Dios. Pero también contra la fe que profesamos centenares de miles de nicaragüenses católicos creyentes en Dios Padre”, expresó esta mañana don Anselmo Urrutia Martínez, de 86 años, habitante del poblado de Jícaro.

También doña Felipa del Carmen Agurcia Pineda, de 52 años, dijo que Daniel Ortega y Rosario Murillo están atentando contra la fe cristiana de los católicos, contra la iglesia y contra Dios, “ellos no tendrán perdón de nuestro Creador y serán castigados inmisericordiamente  por nuestro señor Jesucristo, por atentar contra nuestra religión y contra nuestra iglesia y nuestros sacerdotes. Ya esto es intolerables y los católicos hijos de Dios debemos salir a repudiar a estos demonios que salgan del gobierno y nos dejen en paz”, dijo.

La Diócesis de Estelí emitió un comunicado en lo que denuncia lo que se conoce como una «arbitraria detención»,y responsabilizó a la Policía Orteguista de este abuso de autoridad.  «Pido respeto a la labor pastoral del padre Alcides Peña esta desempañando en esta diócesis.  Es inaceptable cualquier acto de hostigamiento y persecución,  en contra quien ha consagrado su vida al servicio de Jesucristo,  por la cual no se pueden silenciar las abusos y violaciones a los derechos fundamentales de nuestro pueblo, en este caso la libertad religiosa», cita el comunicado, firmado por el Obispo Abelardo Mata.

Lea Además: Padre Augusto Gutiérrez: «Rosario Murillo dirigía la represión»

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: