Iglesia San Miguel Arcángel en Masaya lleva 26 días a oscuras porque Disnorte-Dissur no restablece energía eléctrica

Una fuente contó a LA PRENSA que el pasado sábado 7 de diciembre una cuadrilla llegó para restablecer el servicio de luz a eso de las 9:00 a.m. pero cerca de las 12:30 del mediodía, otro equipo de la empresa apareció y volvió a cortarlo, sin más explicaciones.

Iglesia San Miguel

La iglesia San Miguel Arcángel reabrió sus puertas tras varias semanas de asedio policial orteguista. LA PRENSA/R.FONSECA

El padre Edwing Román ha tenido que celebrar misa en la iglesia San Miguel Arcángel sin sonido y en la oscuridad, debido a que la empresa Disnorte-Dissur no ha reinstalado el servicio de energía eléctrica suspendido desde el 14 de noviembre, cuando una cuadrilla cortó el servicio mientras adentro estaban familiares de presos políticos en huelga de hambre.

Además, la parroquia sigue cercada bajo un fuerte despliegue policial.

Lea también: Estado de sitio permanente: Así han transcurrido ocho días de asedio en la iglesia San Miguel Arcángel en Masaya  

Una fuente contó a LA PRENSA que el pasado sábado 7 de diciembre una cuadrilla llegó para restablecer el servicio de luz a eso de las 9:00 a.m. pero cerca de las 12:30 del mediodía, otro equipo de la empresa apareció y volvió a cortarlo, sin más explicaciones.

Pese a que esta institución desmontó los retenes y la numerosa cantidad de antimotines que había establecido para aislar la iglesia durante nueve días (del 14 al 22 de noviembre), actualmente agentes antimotines permanecen vigilantes día y noche en torno a cualquier actividad que se realice en el templo católico y sus periferias.

La misma celebración de la Purísima, el 7 de diciembre, se desarrolló bajo la presencia de la Policía Orteguista, que siempre mantiene de una a dos patrullas.

El sacerdote Román denunció a través de Twitter que “están al día”, en referencia a los pagos del servicio básico de electricidad. Sin embargo, aun no ha habido una respuesta.

El último recibo correspondió al mes de noviembre, con un monto de 2,057.90 córdobas. El cobro fue dejado en la iglesia, pese al estado de sitio que establecían los antimotines.

El 19 de noviembre el padre dijo que era una ironía que solo la empresa de electricidad pudiera acercarse al lugar, esto porque la Policía no dejaba que nadie se aproximara ni para orar por el sacerdote, sus acompañantes y los familiares de los presos políticos que padecieron nueve días sin agua y sin luz.

Lea además: Disnorte-Dissur sigue sin restablecer el servicio de energía eléctrica en la iglesia San Miguel Arcángel 

El padre se alimentó todo ese tiempo de productos de reserva, principalmente frijoles, arroz y café, pero no contar con los nutrientes adecuados provocó que sufriera constantes desvanecimientos.

A eso se sumó el estrés al que eran sometidos por grupos policiales y parapoliciales, que golpeaban las puertas, les gritaban improperios y los amenazaban con hacerles daño.

Los familiares de presos, entre ellos, madres, esposas y hermanas, temieron por sus vidas.

El papel que ha jugado el sacerdote Román desde que iniciaron las protestas cívicas ha sido clave en Masaya, uno de los lugares más abatidos por la represión gubernamental, lo que le ha granjeado el odio de grupos fanáticos del régimen y de la misma Policía, a la que el religioso ha enfrentado en varias ocasiones.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: