Zona de Strikes: ¿Rendón es la solución para los Angelinos?

Anthony Rendon es un gran jugador que sin duda hará mejor a los Angelinos, ¿pero él era la mejor opción para unos Angelinos carentes de picheo?

Jonathan Loáisiga

Edgard Rodríguez C.

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

La mayor necesidad de los Angelinos es fortalecer su rotación de abridores, pero al no obtener a Gerrit Cole, giraron hacia Anthony Rendon y fortalecieron su bateo.

Sin embargo, su debilidad sigue ahí. A menos que en los próximos días consigan a un par de brazos respetables, el 2020 podría ser igual a sus pasadas cinco temporadas.

Los Angelinos no van a un playoffs desde el 2014, pese a tener a Mike Trout, el mejor jugador del beisbol, a Shohei Ohtani, un talento especial y al torpedero Andrelton Simmons, uno de los infielders de mejor defensa en las Grandes Ligas.

El problema ha sido falta de picheo. Este año, los abridores de los Angelinos lanzaron para 5.64. Solamente los Rockies lo hicieron peor con 5.87. Inconsistencia y lesiones constantes fue lo más terrible para el club de Anaheim.

Claro que van a batear. A Trout y Rendon, se les van a unir Justin Upton, David Fletcher, Ohtani y Albert Pujols, un veterano que aún hace ruido. El problema van a ser las carreras rivales.

Rendon es una gran firma. Han acordado siete años y 245 millones de dólares para un jugador que solo es superado por Trout, Mookie Betts y Christian Yelich en las últimas cuatro campañas. Nadie más está arriba de él.

Durante ese período, el infielder de Houston y con raíces mexicanas, tiene .299 de average, .384 sobre las bases y .528 de slugging. En ese trayecto de 2016 a 2019, tiene 26 jonrones y 101 empujadas como promedio por temporada.

El problema de Rendon es que no es lanzador. De tal modo que a menos que consigan a Madison Bumgarner o Dallas Keuchel o, o ambos, los Angelinos van a seguir en la lucha por sujetar rivales cuando vayan a batear.

Andrew Heaney, Dylan Bundy, Shohei Ohtani, Griffing Canning y Jaime Barría son proyectados para la rotación de los californianos y objetivamente hay más dudas que ilusiones con ellos.

Hace siete años, los Angelinos podían firmar a Zack Greinke, pero en cambio, se decidieron por Josh Hamilton y aquello resultó un fracaso. Ahora esperan que haber ir por más bateo cuando lo que necesitaban era picheo, arroje un final distinto en 2020.

Lo mejor sería creer que la llegada de Rendon a los Angelinos, muestra el compromiso de su dueño con formar un equipo ganador, al que todavía le quedan muchos huecos que podría ser tapados poco a poco en las próximas semanas.

Edgard Rodríguez en Twitter: @Edgard

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: