Las historias de los estudiantes de la Universidad Nacional Agraria que fueron expulsados por protestar

Estudiantes de la Universidad Nacional Agraria (UNA) sancionados con suspensión de clases por un año o con becas, por protestar en el recinto por un cuestionado proceso electoral de UNEN, apelarán a la resolución de las autoridades administrativas.

UNA

Estudiantes de la Universidad Nacional Agraria (UNA) se enfrentaron a oficiales antimotines durante las protestas contra las reformas al Seguro Social. LA PRENSA/J.FLORES

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Beck recibió una llamada de su Secretaría Facultativa para que se presentara en la oficina. Ahí le entregaron una carta en la que le anunciaban que estaba suspendido por un año debido a que según las autoridades había cometido actos de indisciplina calificados como “muy grave”; 240 jóvenes pasaron por lo mismo, 45 fueron suspendidos por un año académico y a 195 les retiraron la beca.

El joven es originario de Managua, estudiante de Desarrollo Rural en la Universidad Nacional Agraria (UNA). Su delito, junto al de un centenar de estudiantes, fue no haberse quedado callado ante un proceso electoral fraudulento que se desarrollaba adentro del recinto para elegir a sus nuevos representantes de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), brazo político del régimen orteguista en la educación superior.

Lea también: Estudiantes de la UNA acusan a UNEN de querer montar un fraude en las elecciones en el recinto   

El joven explica que en el 2020 cursaría su quinto año universitario, pero ahora todo es incierto. La noticia de las suspensiones académicas y de las becas corrió en segundos en los grupos de WhatsApp a eso de la 11:00 a.m. del miércoles, incluso, varios estudiantes que viajaban hacia sus departamentos de origen se regresaron para ver sus casos, relató Beck, quien por seguridad solicitó se omitiera su identidad.

Una gran parte de los afectados piensa que todo estaba debidamente planificado por las autoridades. Las protestas contra UNEN fueron el 27 de noviembre y las cartas las entregaron diez días después, cuando en los pasillos de la universidad apenas se ven algunos estudiantes corriendo para entregar trabajos de última hora o preguntando por sus notas. Es decir, sería más difícil lograr una convocatoria masiva y protestar contra las medidas “arbitrarias” por haber ejercido su derecho a la libertad de expresión.

“La sanción anterior se fundamenta en los actos de indisciplina calificada como “Muy Grave” ocurridos los días martes 26 y miércoles 27 de noviembre del año en curso, donde usted participó de manera activa”, expone la carta, sin citar ningún artículo del Reglamento de Disciplina Estudiantil, y es firmada por la Secretaria General, Agustina Matus Medina.

Una estudiante de Agronomía habló con LA PRENSA bajo anonimato porque teme que haya más repercusiones. A ella le quitaron su derecho a tener cualquier tipo de beca. Podrá inscribir clases solo si observan una «buena conducta».

Es originaria de un departamento del norte del país, y en sus planes para el 2020 estaba solicitar la beca de tesis, que significa que le entreguen dos mil córdobas mensuales para sostener el peso económico que implica la culminación de estudios.

“Con está sanción pues no podré (solicitar beca) y me tocará suplir los gastos a mí, es algo fuerte pues yo soy de un departamento de la zona norte y no cuento con ningún respaldo más que el de mi madre y de igual manera ella no tiene los recursos necesarios para cubrir todos estos gastos”, cuenta la joven.

Antes que se hiciera oficial, los estudiantes no escucharon ningún rumor de las sanciones. Confiaron en las palabras del rector Alberto Sediles, quien habló con los universitarios ese miércoles 27 de noviembre, cuando protestaban, llegaron a un acuerdo en el caso del proceso electoral de esperar un pronunciamiento del Comité Electoral Nacional (CEN), y según los mismos estudiantes, dijo que no habría repercusiones. Sí las hubo.

Lea también: Estudiantes de la UNA acusan a UNEN de querer montar un fraude en las elecciones en el recinto

Lo que más desconcierta a los universitarios es que los sancionen por “el simple hecho de expresarnos libremente y de exigir elecciones libres y transparentes”, dice la joven. Agrega que el día de las protestas había estudiantes asociados a UNEN grabando con sus teléfonos, y así creen que identificaron a los ahora sancionados.

Beck explicó que la mayoría de estudiantes expulsados pertenecían a las fórmulas B y C, que eran la competencia en los comicios estudiantiles contra la fórmula A, integrada por la vieja dirigencia de UNEN y afín al orteguismo. Considera que el objetivo fue sacarlos de la contienda de las elecciones.

Lea además: 240 universitarios fueron expulsados y sancionados por la Universidad Nacional Agraria por cuestionar elecciones 

Los universitarios afectados con las sanciones van a apelar, ya que la consideran como una violación a sus derechos, y esperan que haya algún tipo de respuesta. En el caso de Beck, aparte del impacto emocional, también afecta su promedio académico. Para los estudiantes que ahora no tendrán becas será muy difícil porque la mayoría de ellos se apoyaba del estipendio para sufragar gastos académicos, explica.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: