Mario Hurtado: «Sabemos que el nuncio está ejerciendo presión para lograr la liberación de los presos políticos»

Confiamos que se logre algún resultado positivo”, dijo Hurtado este sábado, cuando se cumplió un mes de la detención de su hermana

161 personas están presas por participar o apoyar las protestas. LA PRENSA/ARCHIVO

Mario Hurtado, hermano de la presa política Olama Hurtado, manifestó que el embajador del Vaticano en Nicaragua, el nuncio apostólico monseñor Waldemar Stanislaw Sommertag, está haciendo todo lo posible para liberar a los presos políticos.

“Sabemos que el nuncio está ejerciendo presión y está hablando con el régimen para lograr la liberación de los presos políticos antes de Navidad (25 de diciembre). Confiamos que se logre algún resultado positivo”, dijo Hurtado este sábado, cuando se cumplió un mes de la detención de su hermana.

El sábado 14 de diciembre Olama y 12 jóvenes más cumplieron un mes de detención en la Dirección de Auxilio Judicial, conocida como las celdas del Chipote. Los jóvenes fueron detenidos el pasado 14 de noviembre en Masaya por la Policía Orteguista (PO), cuando iban a la iglesia San Miguel Arcángel para dejarle agua a un grupo de madres de presos políticos que estaban en huelga de hambre.

Hurtado contó que su hermana está físicamente bien, aunque su piel está muy pálida porque casi no la sacan de su celda. Denunció particularmente que al preso político Jesús Téfel no lo sacan del todo de su celda.

El régimen de Daniel Ortega, a través de la PO y grupos civiles armados, detiene y secuestra a los opositores con la intención de matar las protestas civiles. Actualmente hay 161 personas detenidas por protestar, según la organización opositora Alianza Cívica. Particularmente los jóvenes detenidos en Masaya son conocidos como “la banda de los aguadores”.

Marvin Álvarez, hermano de la presa política Ivania Álvarez, tiene la esperanza de que salgan libres antes de 2020, pero también reconoce que el régimen de Ortega necesita rehenes para negociar la no aplicación de sanciones en su contra, de parte de la comunidad internacional.

“Hemos sabido de la intención de sacar presos políticos como una manera de bajar la presión sobre todo de la comunidad internacional, creemos que van a salir algunos presos políticos (antes de 2020), pero estamos claros que no van a ser todos”, manifestó Álvarez.

Tamara Dávila, miembro de la Unidad Nacional Azul y Blanco, valoró que en el contexto de la reciente aplicación de sanciones a las empresas de la familia de Ortega, podría ser que el régimen de una muestra de “buena voluntad” sacando al menos a un grupo de presos políticos.

Dávila agregó que el hecho de que los presos de la “banda de aguadores” no hayan sido trasladados del Chipote al Sistema Penitenciario (como han hecho con otros), también da una pista de que el régimen quiere negociar con ellos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: