Siete maneras para que tu salario en Nicaragua llegue hasta fin de mes en medio de una de las inflaciones más altas de América Latina

La necesidad de implementar estrategias es urgente, según el economista Luis Murillo, quien recuerda que desde el estallido de la crisis política, "la mayor parte de los nicaragüenses no hemos tenido aumento salarial

Los alimentos son los que más han incrementado con la reforma fiscal. LAPRENSA/ARCHIVO

Nicaragua habría finalizado el 2019 con la quinta inflación más alta en América Latina y el Caribe. De manera más ilustrada,  después de los venezolanos, argentinos, haitianos y uruguayos, los nicaragüenses son los que más sufrieron incrementos de precios en los productos básicos de sobrevivencia en el hemisferio, lo que representa un golpe para una economía que no acaba de superar la recesión y cuyos salarios se mantienen congelados y el desempleo está cada vez mas al acecho de quien aún conserva un puesto de trabajo en el 2020.

Según cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) hasta agosto Nicaragua lideraba en Centroamérica el proceso inflacionario, que hasta entonces había erosionado en 6.1 por ciento el poder adquisitivo de las familias, cuyo deterioro al finalizar el 2019 la estimó en 6.5 por ciento. Un golpe si se compara con el 3.9 por ciento en el 2018 o el 5.68 por ciento en el 2017, cuando conseguir un empleo o un ajuste salarial, por ejemplo, era relativamente más fácil que en los últimos dos años.

Este deterioro de la calidad de vida de los nicaragüenses ocurre en momentos en que según la Cepal  América Latina y el Caribe experimenta un proceso inflacionario históricamente bajo, pero que en el caso de Nicaragua ese alivio no se sintió en el 2019 por impacto que  reforma tributaria tuvo en los precios, que incrementó en solo cuatro meses de vigencia la canasta básica en más de 600 córdobas.

La situación para las familias se ha visto profundamente agravada por la decisión caprichosa y discrecional del Instituto Nicaragüense de Energía (INE) de aplicar incrementos en la tarifa eléctrica, que al finalizar el 2019 habría escalado 20 por ciento en relación al precio de la energía en el 2019.

Y aunque las proyecciones de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), apuntan a que este año la inflación se vería favorecida por la decisión del Banco Central de rebajar la tasa de deslizamiento del córdoba frente al dólar (de 5 a 3 por ciento), lo que cierto es que ahora han surgido nuevos riesgos: otra reforma tributaria, la misma medida que en el 2019 fue responsable de que Nicaragua hoy ostente una de las inflaciones más alta del hemisferio.

Aunque la inflación es un proceso que no se puede detener, a menos que el mercado de la demanda y oferta se ajuste hacia una dirección inversa, lo cierto es que ahora los trabajadores nicaragüenses deben ingeniarse más estrategias  que antes del estallido de la crisis política en abril de 2018  para que el salario alcance hasta fin de mes.

“La inflación es algo que está en las manos de las autoridades económicas, entonces al consumidor lo único que le queda es protestar yo ajustar su consumo en todo”, afirma el economista Róger Arteaga, que insta a crear formas de ahorros en el hogar, pero no reduciendo el consumo básico sino implementando medidas para aprovechar las oportunidades de precios y otras acciones.

La necesidad de implementar estrategias es urgente, según el economista Luis Murillo, quien recuerda que desde el estallido de la crisis política, «la mayor parte de los nicaragüenses no hemos tenido aumento salarial, lo que genera una pérdida del poder adquisitivo” significativa.

LA PRENSA realizó una guía de siete recomendaciones para que pueda sobrevivir con su salario hasta fin de mes.

1. Planificar los gastos mensuales

El primer paso sin duda es planificar los gastos del hogar. Un presupuesto mensual le permitirá mantener un control de lo que gasta versus lo que gana, evitando excesos innecesarios que le creen dificultades para llegar a fin de mes o crear desequilibrios entre sus obligaciones a cumplir.

Lea además:¿Qué está pasando con los precios de la comida y los servicios en Nicaragua? BCN decide también ocultar la inflación

Los gastos mensuales del hogar deben ser planificados  según el orden de prioridad de la familia, de tal manera que le permita en un momento de incrementos de precios visualizar de manera clara dónde puede hacer ajustes para asegurar la compra de los bienes o alimentos imprescindibles para la familia.

Anote precios, cotice y compare precios de una quincena con otra.

2.  Evaluar dónde ir a comprar los alimentos y granos del hogar

A veces por falta de tiempo las personas hacen sus compras en el supermercado, pero es un hecho que si realizas esas comprar en el mercado vas ahorrar más dinero.

El economista Luis Murillo señala que en los mercados además de hallar las verduras y frutas frescas, se pueden encontrar precios accesibles para el bolsillo, principalmente en época de temporada de algunos de estos alimentos.

“Comprar en el mercado es una buena opción si se busca ahorrar, incluso tenés más opciones y podés cotizar precio y calidad, cosa que no podés hacer en un supermercado, sin embargo muchos van a un súper porque le queda cerca, porque lo ven más práctico”, dijo Murillo.

Lea también:¿Por qué subió tanto la luz en el 2019? Te explicamos cuál fue la razón principal

No obstante, esto no significa que deba desechar la idea de comprar en los supermercados, a los que debe acudir con frecuencia para sondear precios y compararlos con los del mercado y valorar si existen ventajas competitivas en los precios de los alimentos. Varios supermercados suelen poner en rebaja productos, por lo que valore si le conviene adelantar compras de aquellos productos fijos del mes, como por ejemplo, productos de higiene personal.

Hasta  julio del año pasado -la última vez que se actualizó la variación de la canasta básica- estaba 14,159 córdobas,  en cuatro meses había incrementado 670 córdobas.

3. Aprovecha las promociones

Siempre que hayan promociones que te pueden beneficiar aprovéchalas. Por ejemplo en este inicio de clase muchos negocios están ofreciendo descuentos por lo que es bueno visitar varios locales para ver quién ofrece el mejor precio.

Además es muy posible que encuentres promociones antes de temporada y es en ese momento que debes analizar si tiene las condiciones para adelantar las compras esenciales.

Los economistas también aconsejan analizar bien las promociones, porque puede ser una publicidad engañosa para atrapar al cliente, o bien pueden ser artículo con fallas que no los pueden vender o que su fecha de vencimiento este próxima.

También es una buena opción estar pendiente de las promociones que ofrecen los supermercados, que a veces significan ahorros de más del 20% en el precio o más.

tarifa energética
LA PRENSA/ARCHIVO

4. Preparar el bolsillo para el pago de los servicios básicos

Cada mes debemos de tener un presupuesto destinado para el pago de los servicios básicos: agua, electricidad, cable, gas butano, internet, entre otros. Debe saber que todos estos precios se ajustan mensualmente a la devaluación de la moneda, lo que implicará que cada mes deba pagar un poco más por ese concepto.

Dado a que se avizoran más aumentos en la tarifa eléctrica, es importante dejar un monto mucho mayor para poder cubrir esa alza.

Los economistas señalan que los servicios básicos, sobre todo la energía son los que ponen mayor peso a la economía familiar, “las comida y los servicios básicos son la prioridad, entonces si te sale el recibo de luz alto, ya te creo un desequilibrio”, dijo Murillo.

También Juan Carlos López, asesor en temas de ayuda al consumidor, señala que es importante mantener el control en el consumo de energía y ahorrar lo más que se pueda, cambiar las luces amarillas por blancas, así como reducir las horas que mantiene encendido el abanico y la televisión.

Es recomendable llevar un registro detallado del consumo de electricidad según cada aparato, la hora y el tiempo que estos permanecen encendidos. Debe saber que es fundamental que se establezca como meta consumir 5 kilovatios horas por día, lo que le permitirá retener el subsidio estatal, en caso contrario la factura se dispara más del 25 por ciento respecto a lo que pagaría si logra mantener el subsidio.

También controle el gasto en recarga telefónica, de tal manera que no se exceda.  Aproveche las promociones de estas compañías, lo que permite que el dinero rinda.

5. Planifique el gasto en transporte urbano y combustible

Cada mes también debes dejar un presupuesto para transporte, ya sea si usas el transporte urbano colectivo o si opta por viajar en su propio vehículo. A raíz de la crisis el transporte hacia los departamentos incrementó y si usas un taxi debes saber negociar la carrera de lo contrario puedes pagar más de tu presupuesto.

En el caso del combustible, debe saber que la variación de los precios internacionales y el oligopolio existente en el país hace que Nicaragua tenga los precios más altos antes de aplicar impuesto.

Puede interesarle:Nueve meses sin saber cómo evolucionan las 16 actividades económicas que mide el IMAE

En este caso los economistas recomiendan revisar en los medios de comunicación, como LA PRENSA, donde se publica la tendencia de precio los viernes o sábados por la mañana, lo que le permitirá determinar cuál es el mejor día para rellenar el tanque del vehículo.

Mantenga en buen estado el vehículo, para que este sea más eficiente en el consumo de combustible. Sepa que un simple detalle como andar las llantas bajas, pueden acelerar el gasto en gasolinas o diesel, según el caso.

6. Buscar al mejor postor en la venta de dólares

Aunque la gran mayoría de los nicaragüenses reciben sus ingresos en córdobas, pese a que una buena parte de los bienes están dolarizados o indexados, para los que reciban dólares tienen mejor opción para afrontar la inflación.

Para las personas que reciben remesas o los salarios están dolarizados, por ejemplo, identifique sitios donde le paguen mejor el billete estadounidense.

Muchas personas optan por cambiar en el mercado negro o lo llamados coyotes, donde el precio de compra y venta es mejor que en los bancos, pero debe saber que hay lugares de compra donde ofrecen mejor tipo de cambio, como por ejemplo algunos supermercados.

La venta de ropa usada o de pacas ha crecido en Nicaragua. LA PRENSA/CORTESÍA

7. ¿Compra ropa nueva o usada?

Los economistas aseguran que dado a que la ropa también ha subido de precio, una buena opción es comprar ropa de segunda o usada, que cuesta menos y puede ser de mayor calidad de la nueva.

“La ropa también ha subido de precio, ahora sale mejor comprar ropa usada, que a veces  es de mejor calidad que la ropa nueva; ¿cuánto te cuesta ahora una mudada?, un montón de dinero, entonces si se compra el pantalón, ya no se compra la camisa o los zapatos, porque no te da”, dijo Murillo.

No obstante, cada vez que compre una pieza valore si realmente la necesita o puede esperar un mejor momento para adquirirla.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: