¿Son suficientes tres retornos en la ampliación de Carretera Nueva a León? Acá te lo explicamos

Los únicos retornos habilitados en una longitud de 12 kilómetros son tres y están ubicados en el sector de Sacos Macen, residencial Ciudad Doral y cerca del centro de distribución de Walmart

Carretera Nueva a León

Este es uno de los retornos habilitados en los 12 kilómetros que abarcó la ampliación de Carretera Nueva a León. LAPRENSA/R.MONCADA

Las obras de ampliación en 12 kilómetros de la Carretera Nueva a León están en su etapa final. Hay críticas y aprobaciones por la cantidad de retornos y giros habilitados en ese tramo, que inicia en sacos Macen y se extiende hasta el poblado de Mateare.

Por un lado, bajo anonimato por temor a sufrir represalias, habitantes de la zona se quejan porque, según ellos, son pocos los tres retornos que hay en el tramo ampliado y como en una parte de la vía se colocan jersey (barreras de concreto) o se construye bulevar para dividir los sentidos viales, no se puede retornar como cuando solo hay raya amarilla.

“Cuando la Carretera estaba en plena ampliación fui a decirle al ingeniero a cargo que nos afectaría el negocio dejar solo tres retornos, pero me respondió que él solo cumplía con el diseño previamente aprobado. Tengo una comidería, así que tener largo el retorno de mi negocio ha bajado el número de clientes”, expone la propietaria.

Lea además: Estos son los millones gastados en la carretera Costanera de Nicaragua y todavía siquiera un diseño

Los únicos retornos habilitados en una longitud de 12 kilómetros son tres y están ubicados en el sector de Sacos Macen, residencial Ciudad Doral y cerca del centro de distribución de Walmart. El resto son giros permitidos solo a la izquierda o cruces. Estos últimos utilizados cuando un conductor sale de un poblado y se incorpora a la vía principal.

Carretera Nueva a León

Pero los conductores de camiones aplauden que sean solo tres retornos y se coloque jersey y construya bulevar porque, según ellos, garantiza la seguridad vial al disminuir invasiones de carriles y giros imprudentes.

“Yo lo veo bien porque en otros países incluso los retornos son más lejos. Y no nos vayamos largo, como ejemplo está El Salvador y Guatemala: en sus carreteras no hay retornos seguidos”, justifica Alfredo Osorio, quien con frecuencia utiliza la Nueva a León a bordo de su cabezal.

Argumento desde el punto de vista técnico

Más allá de las críticas y aprobaciones de los habitantes y conductores de la zona, está el argumento técnico de por qué esa cantidad de retornos y el resto del diseño de la ampliación.

«En esa zona obviamente tenés una velocidad de 80 kilómetros por hora fijo y no podés tener retornos constantemente. Tiene que haber un balance. Imaginate todo mundo frenando viniendo a 80 kilómetros por hora. Lo prudente es dejarlo cada cuatro kilómetros, a como más o menos quedó», explica el ingeniero Omar Valle, experto en temas de infraestructura.

En cuanto a los cuatro giros habilitados en el mismo tramo, Valle aclara que era mejor acondicionar un carril de refugio -sería un tercero- porque eso protege «y en cambio esas boyas metálicas no te protegen. A un camión sin frenos no lo para las boyas metálicas», agrega.

Carretera Nueva a León
Este es uno de los giros que permite la Carretera Nueva a León. Para proteger al conductor que doblará a la izquierda, se deprime el carril en que viene. LAPRENSA/R.MONCADA

La ampliación de la Carretera Nueva a León fue posible con un préstamo del Banco Mundial. El proyecto se concibió en la administración del ingeniero Pablo Fernando Martínez en el Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI) y terminó cayendo en el mandato del general en retiro, Oscar Mojica Obregón.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: