La humanidad queda a 100 segundos del Apocalipsis: Científicos adelantan 20 segundos el Reloj del Juicio Final

Desde su creación en 1947, la aguja del reloj del Juicio Final se ha movido 27 veces, siendo el 2020 el año en el que más cerca está la humanidad de la  destrucción del planeta, según la Junta de Ciencia y Seguridad de los Científicos Atómicos de la Universidad de Chicago.

Imagen tomada de World Meteorological Organization.

Desde  el 23 de enero de este año la humanidad quedó más cerca de lo peor. El Apocalipsis ocurrirá en un intervalo de apenas 100 segundos, luego que un grupo de científicos decidieran adelantar la manecilla del reloj del Juicio Final  20 segundos más para la «medianoche», ante la creciente amenaza para la civilización humana de una guerra nuclear y el agravamiento del cambio climática, el cual está alcanzando niveles casi irreversibles, lo que pone en peligro la supervivencia humana y de todos los seres vivos en este planeta conocido como Tierra.

La última vez que el reloj avanzó hacia la medianoche fue en el 2018, cuando la aguja se movió de 2:5 minutos en el 2017 a 2:00 minutos para las 12:00 en ese año y permaneció ahí hasta el 2019. Sin embargo, el año pasado ocurrieron hechos  que obligaron a los científicos a acortar nuevamente el tiempo para la humanidad, alertando de que «la situación de seguridad internacional es grave, no solo porque existen estas amenazas, sino porque los líderes mundiales han permitido que la infraestructura política internacional para gestionarlos se erosione».

El reloj del Juicio Final fue creado en 1945 por científicos de la Universidad de Chicago, quienes cada año emiten un boletín luego de que la Junta de Ciencia y Seguridad y un grupo de 13 premios Nobel valoren todos los acontecimientos de índole nuclear, cambio climático y tecnologías disruptivas, que amenazan a la humanidad y al planeta, con la idea de visualizar la vulnerabilidad y la urgente necesidad de tomar medidas que eviten la extinción del hombre. Hay años en que la aguja se deja en su lugar.

«El reloj se ha convertido en un indicador universalmente reconocido de la vulnerabilidad del mundo a la catástrofe causada por las armas nucleares, el cambio climático y las tecnologías disruptivas en otros dominios», explican los científicos en su sitio web.

Lea también: Estos son algunos de los efectos del cambio climático que estamos sintiendo en Nicaragua

Tres amenazas para la humanidad

Pero ¿qué hechos en el 2019 impulsaron a los especialistas a dar un paso hacia adelante? ¿Cuáles acontecimientos convirtieron al planeta más inseguro para la humanidad?

En el ámbito nuclear, los científicos ven como amago la decisión de varios líderes mundiales de acabar diversos  tratados y negociaciones importantes para el control de  armas nucleares,  «creando un ambiente propicio para una carrera armamentista nuclear renovada, la proliferación de armas nucleares y la reducción de las barreras a la guerra nuclear».

Estos conflictos han ocurrido especialmente con los  programas nucleares en Irán y Corea del Norte, que siguen sin resolverse y, en todo caso, empeoran. La cooperación entre Estados Unidos y Rusia en el control de armas y el desarme es casi inexistente, señalan los científicos.

Aunque fue en mayo del 2018, cuando Donald Trump decidió retirar a Estados Unidos del  acuerdo nuclear con Irán, el cual  fue suscrito por  varias  potencias mundiales para frenar la frenética carrera nuclear del país islámico, en enero de este año, Irán anunció que dejaría de respetar los límites establecidos en el pacto, luego de que la tensión alcanzara su máximo nivel cuando EE.UU. mató con un dron al segundo más poderoso de Teherán, Qasem Soleimani.

Para los científicos, «el mundo está caminando sonámbulo a través de un paisaje nuclear recientemente inestable. Los límites de control de armas que han ayudado a prevenir una catástrofe nuclear durante el último medio siglo se están desmantelando constantemente».

Se teme especialmente que Irán decida retirarse del pacto nuclear en los meses venideros,   «aumentando la probabilidad de conflicto militar con los Estados Unidos».

En tanto, Rusia ha comenzado una nueva competencia para desarrollar y desplegar armas que el tratado había prohibido durante mucho tiempo, señala la junta de científicos.

También resulta un «dolor de cabeza» el poco avance de Estados Unidos en las conversaciones con Corea del Norte, cuyo líder Kim Jong  anunció que demostraría una nueva «arma estratégica».

Lea además: El mar se traga las casas de un barrio de Corinto y nada parece detenerlo

El cambio climático no da tregua

Pero quizás una de las amenazas más alarmantes es el avance del cambio climático. Los científicos lamentan que los líderes mundiales pronuncien excelentes discursos en el seno de la Organización de Naciones Unidas sobre la necesidad de hacer frente a este fenómeno, pero no tomen acciones concretas.

Los científicos, que celebran que en 2019 la conciencia pública sobre la crisis climática fue más visible con las protestas masivas de los jóvenes de todo el mundo,  demandan de los tomadores de decisiones planes concretos para limitar aún más las emisiones de dióxido de carbono que están alterando el clima de la tierra.

Recuerdan que «esta respuesta política limitada se produjo durante un año en que los efectos del cambio climático provocado por el hombre se manifestaron en uno de los años más cálidos registrados, incendios forestales extensos y el derretimiento más rápido de lo esperado del hielo glacial».

Entre los hechos del cambio climático que marcaron el 2019, los científicos recuentan el calor récord en la India así como inundaciones nunca antes vistas. También los incendios forestales desde el Ártico hasta Australia, con mayor intensidad que han arrasado la vida animal y vegetal.

Más desinformación cibernética

A las dos amenazas antes mencionadas, se suman las que se desarrollan en el mundo de las tecnologías. En el  2019 preocupó especialmente que los gobiernos estén utilizando la tecnología para desarrollar campañas de desinformación cibernética para  «sembrar la desconfianza en las instituciones y entre las naciones , socavando los esfuerzos nacionales e internacionales para fomentar la paz y proteger el planeta».

Los científicos ven con preocupación que en los últimos dos años  líderes influyentes recurran a las tecnologías de la información para denigrar y descartar amenazas y acuerdos internacionales,   «a favor de sus propios intereses estrechos y ganancias políticas internas».

«Al socavar los enfoques cooperativos, basados ​​en la ciencia y la ley para manejar las amenazas más urgentes para la humanidad, estos líderes han ayudado a crear una situación que, si no se aborda, conducirá a una catástrofe, más temprano que tarde», indica.

Puede Interesarle:Incendio en Indio Maíz quemó «el área mejor conservada de todo el país», según Unesco

Los efectos en la humanidad

La junta de científicos advirtió que las tres amenazas antes mencionadas sobre la humanidad van a ser devastadores, que llevarían a todo ser vivo al borde del colapso junto con el planeta.

«La guerra nuclear que termina con la civilización, ya sea iniciada por diseño, error o simple falta de comunicación, es una posibilidad genuina. El cambio climático que podría devastar el planeta está ocurriendo sin lugar a dudas. Y por una variedad de razones que incluyen un entorno mediático corrupto y manipulado, los gobiernos democráticos y otras instituciones que deberían estar trabajando para abordar estas amenazas no han logrado enfrentar el desafío», dijeron en el anuncio.

Hoy el planeta incluso es más inseguro que durante la época de la Guerra Fría.

27 veces desde su creación

Desde su creación en 1947, la aguja del reloj del Juicio Final se ha movido 27 veces, siendo el 2020 el año en el que más cerca está la humanidad de la  destrucción del planeta, según reflejan registros del Boletín   de la Junta de Ciencia y Seguridad de los Científicos Atómicos.

Cuando se comenzó a divulgar este reloj, que intenta reflejar la urgencia de las amenazas para el hombre, la manecilla comenzó en el minuto 11:53 para la medianoche, es decir siete minutos, con la idea de mostrar la alarma mundial.

Desde entonces, en 1991 fue cuando la humanidad estuvo lejos de su propia extinción, cuando el minutero marcaba  17 minutos para las 12, cuando se espera que haya una destrucción total y catastrófica de la tierra y sus habitantes.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: