La retirada de la cooperación Suiza de Nicaragua no es «una buena noticia» para la gestión económica de Ortega

Para los analistas no es casual que Suiza se vaya de países con sistemas democráticos tan débiles como Cuba, Bolivia y Nicaragua, por lo que creen que en el retiro la crisis política actual pudo haber incidido, más tomando en cuenta que seguimos siendo el segundo país más pobre de América Latina.

LA PRENSA/ÓSCAR NAVARRETE

Suiza planea irse de Nicaragua gradualmente. Y la propuesta, que aún deberá ser votada por el Parlamento suizo al término de este año, es que hacia finales del 2024 una de las agencias europeas más importantes en el mundo, ya no tenga presencia, además de Nicaragua, en Cuba, Bolivia, Haití y Honduras.

El parlamento suizo planea enfocar su ayuda en África del norte y Medio Oriente, África Subsahariana, Asia y Europa del Este, donde los niveles de pobreza son elevados y hacia donde la cooperación europea en los últimos años ha volcado su apoyo humanitario y financiero.

Lea además: Suiza suspenderá gradualmente cooperación a Nicaragua

La oficina de Cooperación Suiza en América Central confirmó que Nicaragua quedará fuera de la Estrategia Suiza para la Cooperación Internacional 2021-2024. Es decir que aunque el retiro definitivo ocurrirá hasta finales del quinquenio, durante el periodo de retiro no se le planea dar un franco suizo.

En el 2019, Suiza a través de su agencia de cooperación habría sido un importante donante de Nicaragua, en momentos cuando al régimen de Daniel Ortega se le han cerrado las puertas de cooperación, principalmente de Estados Unidos y países europeos, que lo condenan por haber asesinado a más de 328 nicaragüenses en su afán de aferrarse al poder.

Puede interesarle: Cooperación Suiza en América Central destina US$ 56 millones a Nicaragua

Según lo programado, en el 2019 Suiza planeaba entregar al Gobierno 198.73 millones de córdobas en donaciones. Aún está pendiente que el Ministerio de Hacienda confirme mediante la liquidación presupuestaria, finalmente cuánto recibió.

En el 2020 ya había un desplome de la ayuda

Lo presupuestado en el 2020 puede dar una idea cómo se movió esta cooperación en el año anterior. Apenas se le planea dar este año 5.26 millones de córdobas, para proyectos vinculados al Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria y otro para difusión de tecnología de adaptación de la agricultura al cambio climático.

A lo largo de 40 años de cooperación, según Cosude, en Centroamérica, pero sobre todo Nicaragua y Honduras, se enfocaron en mejorar los ingresos de las familias, acceso al agua y saneamiento e infraestructura básica y aumentaron la resiliencia ante los riesgos de desastres, entre otros.

Lea también: Embajador de Suiza en Nicaragua dice que apoya proyecto de reforma electoral, como parte de su defensa de los DD.HH.

Pero que Cosude decida irse para enfocarse en los pueblos empobrecidos de África no significa que Nicaragua es menos pobres ahora que antes. Por el contrario, las estimaciones apuntan que como consecuencia de dos años de recesión, producto de una crisis política sin resolver, la tasa de pobreza se disparará a un nivel no visto en los últimos seis años.

Según proyecciones de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) la tasa de pobreza, como consecuencia de la crisis, a finales de este año habrá dado un salto de 20.1 por ciento en el 2017 a 31.9 por ciento. Se teme que al finalizar este año un tercio de los nicaragüenses sobreviva con menos de dos dólares al día, en un contexto donde más de cien mil han perdido su trabajo.

Además Nicaragua sigue siendo uno de los países más vulnerables al impacto del cambio climático y no de los que menos invierte de cara a un recrudecimiento de las alteraciones climáticas. El campo carece de financiamiento. En esta área se enfoca especialmente Cosude.

Lea además: Suiza amplía sanciones contra altos funcionarios del régimen de Nicolás Maduro

“Otros instrumentos de política exterior como la Ayuda Humanitaria o la Cooperación con instituciones internacionales podrían seguir utilizándose”, explica Cosude en un comunicado emitido el sábado por la noche.

Incidió la crisis de Nicaragua

Para los analistas no es casual que Suiza se vaya de países con sistemas democráticos tan débiles como Cuba, Bolivia y Nicaragua, por lo que creen que en el retiro la crisis política actual pudo haber incidido, más tomando en cuenta que seguimos siendo el segundo país más pobre de América Latina.

El analista político y exdiplomático, José Pallais, explica que hay dos tipos de cooperación: una de asistencia, “que vos le das de comer a la gente, aunque sabés que no hay perspectivas de progreso, y dos, de cooperación para el desarrollo, que busca precisamente ayudar a la gente a progresar.

Lea también: Suiza sanciona a banco por lavar dinero de PDVSA

En este último modelo encaja Suiza. “Probablemente los suizos están viendo que mientras aquí no se dé una solución política a la crisis, las posibilidades de que su inversión al desarrollo esté perdiendo porque no hay capacidad de cambio, de progreso, porque las cosas están mal, porque el ambiente político y social están mal y no se aprovecha, entonces lo que hacen es que se va a otras regiones, si se van a África podría ser el enfoque asistencialista, dar comida”.

“Mientras aquí no haya una solución política, que restablezca la confianza y estado de derecho, el deterioro va a seguir, y lo grave es esto, que los indicadores reflejan la realidad, son una foto, pero el conocimiento de la foto provoca que se bajen más los indicadores. El inversionista, comerciante, empresario, se aleja cuando las cosas están mal, y Ortega no muestra voluntad de componerla”, expresa.

El exministro de Hacienda y expresidente del Banco Central, Mario Arana, se mueve hacia esa línea que plantea Pallais.

“Hay dos elementos jugando, creo que es una decisión interna, creo que tienen que ver con un cambio de régimen interno, es decir una crítica a la forma y administraciones anteriores. Por otro lado, Nicaragua, que es un país que se está empobreciendo nuevamente porque ha habido un retroceso con la crisis, y Suiza se ha mantenido leal al país a pesar de que otros se han ido, desafortunadamente tomó la misma decisión que otros han tomado, no prestarle más atención a Nicaragua”, afirma Arana.

Según Arana, Suiza venía evaluando la suspensión de cooperación debido a las denuncias de violaciones a los derechos humanos. “En Suiza se preguntaban cuál debería ser la postura de los países y la cooperación en un contexto donde han habido violaciones de derechos humanos como en Nicaragua, y esas fueron las preguntas que se plantearon, que estuvieron discutiendo y finalmente esa es la decisión que se ha tomado. Otra consecuencia de esta crisis”, agregó.

¿Qué significará para la ciudadanía? “Va a ser un golpe para todas esas familias que de alguna manera estaban siendo beneficiadas por diferentes programas”, dice Arana.

Este no es el primer revés que recibe Ortega en dos años de cooperación. Holanda le suspendió por tres años un fondo para construir un hospital en el Caribe. Ante esa situación, el régimen se vio obligado a incorporar los recursos que se tenían en donación para este fin al presupuesto, es decir saldrá de los impuestos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: