Zona de Strikes: La Selección Sub23 nos muestra el futuro en el presente

Hay una buena camada de chavalos que serán el relevo de los actuales miembros de la Selección Nacional Mayor que trabaja en su renovación

Vicente Padilla, zona de strikes, beisbol

Será hasta que haya acabado el torneo Premundial Sub23 de beisbol que se podrá pasar revista a lo actuado y llegar a algunas conclusiones sobre la Selección de Nicaragua. La misión sigue siendo avanzar al Mundial de Ciudad Obregón, México.

Sin embargo, a través de la ruta se pueden apreciar una serie de elementos que han hecho emocionante la aventura, y de paso, hay destellos de un futuro prometedor para el beisbol nica.

Hay una buena camada de jóvenes que permiten ver el futuro con optimismo y más temprano que tarde, habrá que hacer una renovación de la tropa nacional mayor.

Estos jóvenes del equipo Sub23, son el resultado de muchos esfuerzos combinados. Sus padres, los activistas, las ligas juveniles, firmas profesionales y Pomares, que los visibiliza y forja un carácter.

Nuestro beisbol continúa con fallas estructurales que no le permiten disponer de todo el sistema necesario para garantizar el relevo de los veteranos de forma natural, como en las Grandes Ligas, donde la edad es menos importante que productividad.

Y una alternativa ha sido la inclusión obligada de los menores en cada equipo. A menudo no nos gusta esa imposición, pero se ha vuelto clave para el desarrollo de los chavalos.

Eso les abre espacio y les permite crecer en medio de la presión de los fanáticos y los críticos, mientras obliga a los equipos a buscar jóvenes y trabajarlos con el fin de hacerlos mejores.

Y no es hacerlos mejores porque se piense en el futuro del beisbol, sino para que les ayude a ganar partidos en el Pomares o que por lo menos no les impide conseguirlo.

Pero los resultados sí nos gustan a todos. Cuando se les ve brillar, como ese grupo de zurdos llegados desde Jinotega, celebramos las victorias, aunque la ley de los Menores nos desagrade.

El equipo Sub23 tiene una línea ofensiva bárbara. Ahí le rompen el brazo a cualquiera. Ese es el fundamento del equipo. Pero los lanzadores también son buenos y eso podría llevar largo al equipo.

La defensiva, pero sobre todo la concentración que te lleva a mantener el sentido del anticipo despierto, sigue siendo una asignatura pendiente, pero se ha avanzado.

Vamos a ver si se logra el objetivo, que es clasificar al Mundial, pero mientras tanto ya hemos visto parte del futuro en el presente con este grupo de chavalos que se hacen cada vez más visibles.

Edgard Rodríguez en Twitter: @EdgardR 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: