Empresas turísticas piden al régimen de Ortega un «salvavidas» económico por el Covid-19, o se irán a la quiebra

"La disyuntiva es si se deja quebrar a las empresas, perdiendo cientos de miles de empleos, o se auxilia a tiempo una industria en aguda crisis", señaló Canatur. Leé el ambicioso plan económico que propone el sector turístico

Comercio no puede pararse dos días, aunque fueran decretados libre por el Ministerio del Trabajo. LAPRENSA/ARCHIVO

La Cámara Nacional de Turismo (Canatur) pidió este jueves al Gobierno de Daniel Ortega un «salvavidas» económico, que abarque alivio de la carga laboral e impositivo, de lo contrario el sector, doblemente golpeado por crisis, se irá a la quiebra.

«La disyuntiva es si se deja quebrar a las empresas, perdiendo cientos de miles de empleos,
o se auxilia a tiempo una industria en aguda crisis», señaló Canatur en una carta abierta dirigida a Ortega, que hasta ahora no ha anunciado ninguna medida en favor de las empresas ni los trabajadores.

La pandemia del coronavirus ha semiparalizado la economía mundial,  dejando en Nicaragua vacíos los hoteles, más de lo que ya estaban por el impacto de la crisis política en abril del 2018. «Hoy enfrentamos un problema humano que rebasa por mucho cualquier consideración
fiscal», dice Canatur.

La situación que más preocupa al sector privado es que, según las perspectivas de la  Organización Mundial de la Salud (OMS), la crisis sanitaria  mundial podría extenderse hasta agosto de este año, cuyos efectos se seguirán sintiendo hasta inicios del 2021.

El Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC) considera que pasarán al menos 19 meses
antes de que el turismo se recupere, indica preocupada la Cámara, asociada al Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

Lea además: Coronavirus destroza los planes turísticos para Semana Santa en Nicaragua

De ahí es que le piden a Ortega una batería de alivios para evitar que miles de empleos del sector se pierdan, en un contexto donde la carencia de trabajo ya venía golpeando en los últimos dos años.

En materia laboral proponen:

1.Bajar las cotizaciones INSS para los trabajadores y para la patronal. Y compensar la
disminución de los ingresos del INSS con transferencias del gobierno central a cargo
de la mora acumulada por el gobierno con dicha institución.
2. Suspensión por seis meses del pago de cotizaciones a la seguridad social para
empresas y colaboradores. Ampliable según la evolución de la situación, sin recargos
y permitir arreglos de pago.
3. Aceptar la suspensión del contrato de trabajo, como medida para evitar despidos
masivos.
4. Permitir la modificación temporal de las jornadas laborales y el pago de las cargas
sociales sobre el tiempo efectivamente laborado.
5. Condonación del pago del 2 por ciento a Inatec por los próximos 12 meses.

Lea además:Turismo requiere más de una década para volver a brillar con su marca «Nicaragua, única…original»

En los servicios básicos:

1. Suspensión del pago de energía eléctrica actual a todos los establecimientos turísticos
hasta el mes de agosto inclusive.

2. Establecimiento de una tarifa preferencial de energía eléctrica de no más de cuatro córdobas  el kw/hr a partir de septiembre de 2020.

3.Moratoria en el pago del servicio de agua durante 6 meses a partir de marzo y diferir el
pago de éstos luego de los 6 meses a lo largo de un año sin recargos ni multas.

4.Reducción de tarifas aeroportuarias a las líneas aéreas.

5. Condonación del pago de alquileres a las líneas aéreas y rentadoras de vehículos en el
aeropuerto internacional durante seis meses.

En lo fiscal se pide:

1. Devolver o compensar por parte del fisco a las empresas turísticas el pago de salarios y
gastos de mantenimiento crítico de las mismas por los próximos 6 meses, los impuestos
por IR, IVA, Retenciones en la fuente y por los cargos por ajustes, moras, multas a
declaraciones de IR hechos por DGI contra las empresas ligadas a servicios turísticos y
venta de lotes e inmuebles en general durante los años 2018 y 2019.

2. Para aliviar el flujo de caja y poder hacer frente a las obligaciones financieras, que se
autorice una moratoria en el pago del IVA de hasta 12 meses a partir de abril y se
amplíe en dos direcciones los plazos en los procedimientos tributarios. Podría ser los 15
de cada mes la última fecha para declarar impuestos:
– 15 días posteriores a la presentación de la declaración el último día para pagar los
impuestos fiscales.
– Permitir arreglos de pago de los tributos para aquéllas empresas que no puedan
pagar en tiempo y forma aún con el nuevo plazo.

3. Suspensión de los pagos anticipados por IR a las empresas del sector turístico por 6
meses, ampliable según la evolución de la situación.

4. Suspensión de reparos fiscales, multas, cobros moratorios por parte de la DGI a las
empresas y negocios del sector turístico por los próximos dos años.

5. Revisar los excesivos avalúos que se están aplicando por Catastro Fiscal a los
inmuebles del sector turístico los cuales no podrán ser mayores al valor contratado por
las partes en las Escrituras Públicas de compraventa.

6. Eliminar el IVA de la factura eléctrica por los siguientes tres meses para grandes
contribuyentes.

7. Suspensión del cobro de todo impuesto y cánones municipales a las empresas turísticas
a partir de este momento y hasta por un período de un año.

Lea también: Recuperación del turismo que pregona el régimen de Daniel Ortega aún no llega las empresas. Sector espera un mejor 2020

Al sector financiero: 
1. Que la Superintendencia de Bancos flexibilice las normas bancarias para que estos
puedan ofrecer una tregua moratoria a las empresas turísticas.

2. El sector turístico solicita un período de gracia a los bancos y microfinancieras a
partir de este momento de al menos 6 meses posteriores a que se haya superado
la emergencia por el COVID19 y el turismo pueda empezar su recuperación.
Durante este período se solicita se suspendan el pago por deuda de créditos
hipotecarios, personales, etc y tarjetas de crédito asumidos por empresarios
turísticos, sin cargarles intereses.

3. Readecuar las condiciones de los créditos e hipotecas actuales, ampliando los
plazos vigentes, sin que esto implique la reclasificación del deudor.

4. Extender vigencia de las pólizas de seguro de las empresas turísticas (período de
gracia) por al menos 12 meses: Responsabilidad Civil Básica, Riesgos Laborales,
Todo Riesgo, etc.

5. Establecimiento de un Fondo de Protección a la industria turística que contribuya
con créditos y tasas de interés preferenciales para necesidades de liquidez
destinados al mantenimiento crítico del sector turístico existente.

Puede interesarle: Industria turística perdió más de 400 millones de dólares en 2018

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: