Gustavo Porras: Más de 16 mil nicaragüenses han entrado al país, procedentes de países con «transmisión activa» de Covid-19

El presidente sin facultades de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras, asegura que los visitan casa a casa

Coronavirus, han entrado al país, Nicaragua, contagios

El aeropuerto Augusto C. Sandino luce vacío en estos días, ante la cancelación de vuelos por parte de varias aerolíneas. LAPRENSA/C.TÓRREZ

Gustavo Porras, presidente sin facultades administrativas de la Asamblea Nacional, aseguró en la sesión de este jueves que 16 mil nicaragüenses procedentes de países donde hay “transmisión activa” de covid-19, entraron al país y están bajo seguimiento del Ministerio de Salud (Minsa), lo que significa que el el régimen orteguista está aceptando que la situación de la pandemia se está complicando y quieren dejar una base de defensa cuando lo señalen por irresponsables, valoró el especialista en salud pública, Alejandro Lagos.

La cifra mencionada por Porras contradice cualquier dato oficial expuesto por el Minsa: tres casos confirmados de covid-19, y doce casos en seguimiento, que responden a contactos de los primeros. Porras además aseguró que a las más de 16 mil personas las están visitando diariamente, gracias al modelo de salud familiar y comunitario del Minsa, lo cual es falso.

La realidad es que a las personas que llegaron al país, les toman sus datos personales, les llaman de forma esporádica pra preguntar cómo se sienten y ya, no hay ningún tipo de restricción de movilización. Dentro de este universo de personas más de alguno puede ser asintomático y contagiar a muchos más sin enterarse.

Lagos analiza que las declaraciones de Porras se dan el mismo día que Rosario Murillo, vocera gubernamental, anunció dos semanas de vacaciones para el sector educativo por Semana Santa, después que cientos de padres dejaron de enviar a sus hijos para evitar el contagio del virus, y a su vez, el régimen se negó a suspender las clases.

Cada año, las vacaciones por la Semana Mayor es de una semana. Esta medida refleja que aunque no haya una declaración de alerta sanitaria, ni decretos, están tomando medidas más drásticas en el contexto de la pandemia. El gobierno insinúa que ha estado vigilante en las fronteras y producto de esto, ha detectado gente que puede ser un riesgo para la población, “se está curando en salud”, indica Lagos. Y además una forma de desatenderse de los señamientos que le harían por desacatar las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, una vez que la situación sea más compleja.

Para el neumólogo Jorge Iván Miranda no es confiable que el gobierno diga que están haciendo un seguimiento estrecho a los más de 16 mil nicaragüenses porque en principio, “¿qué saben ellos cuántas personas entraron con el virus de manera asintomática?”, cuestionó. Eso no se puede saber, y es “pavoroso”, el porcentaje de personas que andan con el virus sin presentar síntomas y lo está esparciendo.

En China, donde se identificó el primer caso de covid-19, un nuevo estudio, citado por BBC Mundo, indica que dos de cada tres personas contagiadas se debió a otros que no tenían un diagnóstico del virus o bien, como dice Miranda, no presentaron ni fiebre, dolor de garganta o tos seca. No tuvieron síntomas. La medida más efectiva para contrarrestar esa incertidumbre es que se hagan las pruebas.

Porras justifica la política de fronteras abiertas que ha tenido el país frente a la pandemia, y llama «agoreros de las desgracias» a los diferentes actores de la sociedad civil que han demandado la aplicación de la medida, ya que de esta forma es como la mayoría de países del mundo intenta frenar la curva de contagio, que ha significado el colapso de sus sistemas de salud. En Nicaragua, la historia es otra. Por ahora, la posibilidad de cuarentena no pareciera ser una opción para el régimen orteguista.

De acuerdo con el también médico de profesión, Porras, tomar medidas mandatorias no sirven y es preferible decirle a la población que está en manos de ellos enfermarse o no, tomando en cuenta la recomendación de lavarse las manos de forma compulsiva.

Lea además: Minsa se pone al día con los boletines epidemiológicos  

Covid-19 no es como otras epidemias

Porras, también sancionado por violaciones a los derechos humanos y actos de corrupción por Estados Unidos, dijo que enfrentarse a una epidemia no es nada nuevo para el gobierno, y citó el caso de la leptospirosis, la malaria, el H1N1 o influenza; sin embargo, el covid-19 no es cualquier enfermedad aclara el neumólogo Miranda, quien se extraña de la forma como se refiere Porras, tan “divorciado” de la ciencia.

“Esta pandemia nada tiene que ver con influenza, se equivocan, porque esa es su justificación para minimizarlo, los que minimizan el problema de covid-19 lo comparan con la gripe, lo comparan con la influenza y este virus no se parece en nada a la influenza”, señala.

Frente al covid-19 la población no tiene inmunidad, por ende, al cabo de un año o dos, el ochenta por ciento de la población va a enfermarse del virus. El período de incubación de este nuevo coronavirus es extremadamente largo, los pacientes asintomáticos lo transmiten, no hay vacunas y tampoco tratamiento específico, además que es el doble de transmisible que la influenza; una persona contagiada de covid-19 tansmite en promedio a 3.8 personas, casi cuatro, y una con influenza a 1.2 personas, y la tasa de mortalidad del primero supera en 10 veces más a la influenza, explica Miranda.

Lea además: ¿Por qué Nicaragua podría pasar de tener cinco casos de covid-19 a un brote sin que al población se entere? 

El virus ya trascendió el millón de contagios en el planeta y ha matado a más de 55 mil personas, mientras la Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió este martes 31 de marzo que la pandemia por coronavirus va a empeorar con un máximo de contagios en uno y dos meses, pero se puede mitigar el impacto.

Una de las medidas para estar claros de la fase de contagio en la que está Nicaragua es hacer más pruebas de covid-19, hasta ahora se desconoce el número de pruebas realizadas, acción que está bajo el mando del Minsa, y al parecer no piensar soltar, porque el mismo Porras advirtió que “aquí no se mueve nada sino está el Ministerio de salud, eso es así, es que así debe ser”, dijo

Le también: ¿Por qué Nicaragua podría pasar de tener cinco casos de Covid-19 a un brote sin que la población se entere? 

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: