ACNUR adapta sus programas humanitarios para apoyar a los refugiados en Costa Rica ante amenaza del Covid-19

Se les apoyará con efectivo, asistencia médica, entrega de material de higiene personal y se dará prioridad a los ancianos y personas en riesgo

Los refugiados en situación de calle también tendrán prioridad, por estar expuestos a infectarse del Covid-19. LA PRENSA/ARCHIVO

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), informó en un comunicado de prensa que ante la emergencia mundial de salud por el Covid-19, han adaptado sus programas humanitarios en Costa Rica y continuarán “brindando asistencia en efectivo y financiando seguros médicos para personas solicitantes de asilo y refugiadas en Costa Rica”.

En el vecino país del sur la mayoría de solicitantes de refugio son nicaragüenses que salieron al exilio luego del estallido de las protestas de abril de 2018.

“Sabemos que las necesidades de las personas que atendemos se han agravado muchísimo, principalmente las de alojamiento y alimentación, y la cooperación internacional es crucial para continuar ayudando a las personas refugiadas y las comunidades costarricenses que las acogen”, señaló Milton Moreno, representante de ACNUR en Costa Rica.

Lea Además: Encontrar trabajo y la salud, los principales problemas de los nicas exiliados 

Así mismo, esta agencia de Naciones Unidas informó que en marzo pasado, mes en que se declaró la alerta nacional en Costa Rica por el Covid-19, entregaron ayuda humanitaria en efectivo a familias en situación de “extrema vulnerabilidad socioeconómica”, incluyendo a familias en situación de calle, enfermedad y sin alimentos.

Según detalló este comunicado el apoyo fue de 500 dólares. Ahora, con la amenaza de la pandemia mundial y el ajuste de los programas están priorizando a los adultos mayores y personas especialmente vulnerables al Covid-19.

Otras medidas adoptadas según ACNUR son la atención médica por medio de citas para evitar aglomeración, instalación de módulos de lavado de manos a la entrada de sus oficinas, ajuste del área de espera para mantener las distancias y la entrega de kit de higiene.

Lea Además: «No entiendo por qué nos odian», los más de 55 mil nicaragüenses en Costa Rica 

Si la situación de los nicaragüenses exiliados en Costa Rica ya era difícil, ahora es más precaria con la entrada del Covid-19 y las fuertes medidas que está tomando el Gobierno de ese país para prevenir la enfermedad.

Según el defensor de derechos humanos Jhoswel Martínez, aproximadamente un 60% de los nicas que tienen trabajo en Costa Rica están siendo enviados a sus casas de vacaciones sin goce de salario o en el peor de los casos son despedidos.

Las autoridades costarricenses han pedido a los nicaragüenses en su territorio que no intenten cruzar la frontera en dirección a Nicaragua o viceversa, para evitar contagios.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: