LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Covid-19, hospital alemán,

El hospital Alemán Nicaragüense es uno de los dispuestos por el Minsa para atender pacientes con Covid-19. LAPRENSA/R.FONSECA/ARCHIVO

«Es triste que el personal de salud esté pagando un alto costo». Esto dicen médicos nicaragüenses que han sido vacunados en el exterior

LA PRENSA recopiló la experiencia de cuatro médicos nicaragüenses que ya fueron vacunados contra la Covid-19 en los países donde residen

En Nicaragua, el personal de salud vive dos realidades opuestas: en una, el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo hace alarde de su dotado sistema de salud y hasta premia al grupo de médicos alineado a sus intereses por su lucha contra la pandemia, a pesar de haberla negado durante meses, dar cifras cuestionables y nunca haber tenido una campaña. La otra, es donde los trabajadores de la salud, pese a estar en la primera línea de exposición y defensa contra el Covid-19, aún esperan su turno para ser vacunados contra el nuevo coronavirus sin recibir información oficial del Ministerio de Salud (Minsa).

Pero mientras los trabajadores de la salud de Nicaragua siguen expectantes de cuándo serán vacunados y preocupados por la desinformación, el común denominador a nivel internacional es que en otros países empezaron este proceso inmunizando a este grupo prioritario, para garantizar que el sistema de salud estuviera protegido para seguir haciendo frente a la pandemia.

LA PRENSA recopiló la experiencia de cuatro médicos nicaragüenses que ya fueron vacunados contra el Covid-19 en el exterior, todos se sienten contentos y agradecidos con la eficacia y responsabilidad de los sistemas de salud en estos países donde residen, y lamentan que sus colegas sigan expuestos a pesar de la vulnerabilidad e importancia de su trabajo en el contexto sanitario. De estar en Nicaragua, reconocen, tampoco se habrían podido inmunizar.

El doctor Jorge Ferrey es un nicaragüense que ya fue vacunado contra el Covid-19. A inicios de marzo se aplicó la primera dosis y ahora está en espera, entre ocho a doce semanas, para completar el esquema de inmunización de la vacuna AstraZeneca.

Lea además: Las razones del porqué el personal de salud debe estar entre los primeros vacunados contra el Covid-19

Él se encuentra en Belice, un país donde los primeros en recibir la vacuna contra el nuevo coronavirus fueron los trabajadores de salud que están en la primera línea combativa de la pandemia. Comenzaron la vacunación en febrero con el personal de las áreas Covid-19, tanto del sector público como privado, para luego extenderse al resto del equipo de los hospitales y clínicas privadas, que incluye enfermeras y hasta conserjes de estos centros.

El doctor Ferrey, quien es radiólogo y atiende a pacientes con Covid-19, confesó a LA PRENSA que aunque antes de iniciar la vacunación en Belice, el personal de salud no conocía el plan para dicho proceso, sí manejaban que serían los primeros en la lista de inmunización. El médico le aplicarán la segunda dosis de AstraZeneca en mayo.

En espera de volver a Nicaragua

México
México fue el primer país de América Latina en comenzar la vacunación de Covid-19. Getty Images

En México, la doctora nicaragüense Alicia López García, especialista en Oncología Quirúrgica de cabeza y cuello, se inmunizó con la vacuna Pfizer. La primera aplicación de la dosis fue el 29 de diciembre, y 22 días después recibió la segunda dosis en el Hospital General de México.

Al igual que en Belice y el resto de los países en el mundo, México prioriza al personal de salud para la vacunación sin discriminar sus nacionalidades, e inició con los trabajadores de primera línea. Hasta este 25 de marzo, 853,323 trabajadores de la salud han recibido una dosis, de los cuales 605,343 ya tienen su esquema completo, indicó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell.

La doctora López García solo espera recibir su título de especialidad y volver a Nicaragua, compartió, por lo que por ahora deberá seguirse cuidando, en un México donde alcanzó los 2.2 millones de casos de contagio y más de 200 mil muertes.

Hacer valer la prioridad del personal de salud

De igual manera, la doctora Marcela Del Carmen Amaya, quien labora en el Massachusetts General Hospital, en Estados Unidos, y el doctor Álvaro Ramírez, en Irlanda, son nicaragüenses que ya fueron inmunizados por los ministerios de Salud de cada país.

A la doctora Del Carmen Amaya, especialista en Ginecología Oncológica, Obstetricia y Cirugía, le inocularon con la vacuna Modera, en enero. Al igual que a ella, todos los empleados en todos los espacios del hospital fueron vacunados.

Por su parte, el epidemiólogo Ramírez recién ha recibido la primera dosis de la vacuna AstraZeneca, el pasado 24 de marzo. Al igual que el doctor Ferrey, deberá esperar de ocho a doce semanas para completar el esquema de inmunización que establece este biológico.

Este beneficio lo ha recibido con mucho entusiasmo el doctor Ramírez, luego de sobrevivir al Covid-19. En enero, el médico permaneció por 10 días en la unidad de cuidados intensivos (UCI) debido a esta enfermedad.

«Realmente se debe estar claro que los trabajadores de la salud, en países donde se estima la vida y el aporte del personal de salud que da en beneficio y protección a la sociedad, son prioridad y por eso recibí la vacuna gratuitamente en Irlanda; si yo estuviese en Nicaragua obviamente, estaría a la disposición como están los médicos nicaragüenses», declaró el doctor Ramírez.

Situación «decepcionante»

El doctor José Luis Vásquez y la doctora Anely Pérez, presidente y secretaria respectivamente de la UMN. LA PRENSA/L. LÓPEZ B.

La doctora y miembro de la Unidad Médica Nicaragüense (UMN), Anely Pérez,  declaró que el hecho de mantener en espera por la vacuna al personal de salud es «difícil de entender» y de asimilar, cuando se encuentran expuestos a altos niveles de contagio.

«Es triste y decepcionante que este gobierno no haya tomado ninguna recomendación de lo que la OMS/OPS ha pedido con las vacunas, de ser priorizados los grupos de atención de primera línea (…) no esperaba que nosotros no tuviéramos esa prioridad todavía», declaró Pérez.

El régimen orteguista anunció que durante la Semana Santa se concluirá la primera fase de la vacunación en pacientes con insuficiencia renal crónica (IRC) y luego se continuará con los pacientes cardiópatas y oncológicos. Por ahora, el Minsa ni siquiera ha dado un avance de cuándo será beneficiado el gremio médico.

Lea además: Lo que sabemos y lo que no sobre cómo avanza el proceso de vacunación en Nicaragua

«Como UMN hemos pedido que se priorice la vacunación del sector salud, no por un capricho ni porque pensemos que somos más importantes, sino porque sencillamente es el personal que con su experiencia y conocimiento le ha hecho frente a la pandemia, al atender a los enfermos graves. Perder a un médico o enfermera que trabaja de cerca en la unidad de cuidados intensivos o en la unidad de enfermedades respiratorias, tenerlo de baja por enfermedad o incluso su fallecimiento, no es grave solo para él y su familia sino para todo un radio de personas que son atendidas por ellos», explicó la doctora.

Vacunas son un incentivo a su trabajo

Por su parte el doctor Carlos Hernández, especialista en Salud Pública y miembro del Comité Científico Multidisciplinario, señaló que cuando el Gobierno prioriza al personal de salud en este proceso de inmunización también está reconociendo, y a la misma vez incentivando, la labor que ha desempeñado durante la pandemia. Sin embargo, en Nicaragua no es así.

«No estamos seguros si todo el personal médico y de salud se sienta reconocido en el esfuerzo que ha realizado. ¿Por qué? Porque primeramente aquí no se ha puesto como en el resto del mundo, que se ha puesto en primera línea para vacunar, que no solo es necesario sino que tendría que verse como un reconocimiento del sacrificio que se ha hecho, eso no se reconoce y el personal de salud lo resiente», lamentó el salubrista.

El 2 de marzo inició la jornada de vacunación voluntaria en Nicaragua. El personal de salud sigue en espera. LA PRENSA/ TOMADO DE PRESIDENCIA

Al respecto, el doctor Ferrey, quien reside en Belice, se solidarizó con el gremio nicaragüense y lamentó que sus colegas estén pagando «un alto costo» por la decisión unilateral del Gobierno, que al final, perjudique a los mismos nicaragüenses.

«Es triste que el personal de salud haya tenido que pagar un costo tan alto, que aún sigue pagando, cuando desde el inicio de la pandemia no se les ha dado las herramientas necesarias y ahora que ya hay una vacuna no se esté priorizando a este sector, independientemente de si es el sector estatal o privado. Un médico contagiado por Covid disminuye críticamente la capacidad de atención del sistema de salud», enfatizó el doctor Ferrey.

Lea también: Un año de pandemia Covid-19 en Nicaragua: luto, desinformación y supervivencia

En Centroamérica

En Centroamérica y demás países en el mundo, han priorizado al personal sanitario en la vacunación, respetando la hoja de ruta que recomendó  la Organización Mundial de la Salud (OMS) para este proceso.

En Honduras, de acuerdo con el doctor Carlos Umaña, presidente de la Asociación de Médicos de Seguro Social en San Pedro Sula, siguen vacunando al personal sanitario y aunque aún falta por cubrir en su totalidad al sector privado, el proceso avanza.

Según reportes periodísticos hondureños, parte del gremio médico ha denunciado que pese a que se desarrolla la segunda jornada de vacunación en el personal de salud, en muchos hospitales se está priorizando al equipo administrativo.

El arranque de la primera fase de la vacunación en Costa Rica se dio el 24 de diciembre de 2020, desde esa fecha hasta febrero, el primer grupo a inmunizarse fueron los trabajadores de primera respuesta en la Caja Costarricense de Seguro Social, Ministerio de Salud, sector privado de salud, Comisión Nacional de Emergencias, Bomberos, Cruz Roja y cuerpos policiales; así como trabajadores de centros de larga estancia (es decir, hogares de ancianos).

Aunque no hay una cifra exacta de cuántos médicos han cumplido con el esquema de las vacunas, reportes periodísticos señalan que hasta el viernes 19 de marzo, el 43.5 por ciento del primer grupo ya se había aplicado las dos dosis. Y más del 85 por ciento ya tenía inoculado una dosis. Actualmente se sigue vacunando al personal sanitario, sobre todo, del sector privado como las clínicas.

Ministro de Salud, Francisco Alabí, y el presidente Nayib Bukele en la primera jornada de vacunación. Foto/Presidencia de la República

Por su parte, Guatemala y El Salvador también comenzaron a inocular contra el Covid-19 a los trabajadores de salud, pero reportes de medios de comunicación de esos países señalan que grupos médicos han denunciado mal manejo de la aplicación del biológico.

De acuerdo con Prensa Libre de Guatemala, el Colegio de Médicos denunció que después de un mes de iniciar el proceso, solo el 40 por ciento del personal de primera línea ha sido vacunado. Mientras que el medio Prensa Latina, de El Salvador, reportó que el gremio médico denunció la priorización de policías y soldados cuando aún no se ha terminado de inmunizar al personal sanitario.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: