LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

Canasta básica, de 53 productos, baja en julio 39 córdobas, según datos del Gobierno

Pero además la baja es tan insignificante que hasta julio no compensa los 739.7 córdobas que se encareció desde diciembre del 2020, cuando la cesta familiar andaba en 14,526.34 córdobas.

La canasta básica en julio bajó apenas un 0.25 por ciento, situándose en 15,266.04 córdobas, 39 córdobas menos que en junio, lo cual no representa un alivio para la mayoría de las familias nicaragüenses que desde la crisis sociopolítica del 2018 perdieron su poder adquisitivo.

Además, la baja es tan insignificante que hasta julio no compensa los 739.7 córdobas que se encareció desde diciembre del 2020, cuando la cesta familiar andaba en 14,526.34 córdobas, es decir, un cinco por ciento menos que el precio actual.

Si coteja el valor de la canasta básica con respecto a igual mes del año pasado, ha aumentado 364.11 córdobas, puesto que la cifra en ese entonces llegó a situarse en 14,901.93 córdobas, según cifras del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide) en su monitoreo mensual.

Cabe destacar que este monitoreo solo le da una idea de los precios, puesto que en realidad la adquisición de la cesta familiar depende del lugar donde se adquieren los productos y del municipio.

A criterio del sociólogo Cirilo Otero, la disminución de julio pasó inadvertida y eso en parte se debe a que toman de referencia productos sumamente flexibles.

“Lo que pasa es que estos cálculos oficiales toman de referencia cambios en los perecederos y efectivamente sus curvas son flexibles, porque se ajustan a la demanda. Por ejemplo, los medios oficialistas te dicen que hoy amaneció más barato el tomate y el queso bajó dos pesos, pero ese mismo día subieron la chiltoma y la cebolla, entonces ya no viste una disminución. También eso no se ve en los productos básicos como el arroz, los frijoles, el maíz o la carne, que son productos que siempre los vas a comprar porque son la base de tu práctica alimentaria”, explicó Otero.

Lea además: Canasta básica experimenta una nueva alza en junio y supera los 15,300 córdobas

Por su parte Marvin Pomares, presidente del Instituto Nacional de Defensa del Consumidor (Indec), manifestó que esa variación depende del lugar donde se realiza el monitoreo, puesto que es un hecho que en los mercados populares los productos se encuentran más baratos.

“Primero, la canasta básica de nosotros es una de las más grandes, son 53 productos y eso es para una familia de dos adultos y tres niños. Lo segundo es que la canasta varía, porque a veces el monitoreo lo hacen en supermercados, otros en mercados, entonces ahí ya nunca va a ser lo mismo, pero en el mercado popular como Oriental se reduce bastante”, expresó Pomares.

Otero coincide que en el mercado los productos se encuentran más baratos y sobre todo se si compra al final de día, cuando los vendedores van buscando salida y no se quieren quedar con el producto, pero explica que mucha gente compra en el súper porque “es más seguro, más tranquilo, podés ir a cualquier hora y para ir al mercado debés andar pendiente de que no te roben”.

Lea también: Canasta básica cede en abril apenas 98 córdobas, pero acumula 400 córdobas de alza en 2021

Pomares también explicó que la disminución no se siente, porque muchas familias no pueden hacer la compra del mes o la quincena, de manera que si compran a diario, están más expuestas al vaivén de los precios.

“¿Por qué no se siente? Porque tal vez el arroz bajó un córdoba, el frijol cincuenta centavos y ese día probablemente lo que bajó más fue la papa, pero esa semana no compraste papa. Además se llega a sentir si comprás al por mayor, pero si comprás la comida del día, no vas a ver esa disminución”, dijo Pomares.

¿Alimentos más baratos?

Las cifras oficiales reflejan que de los tres segmentos que conforman la canasta básica (alimento, vestuario y usos del hogar), el grupo de 23 productos alimenticios en julio tuvo una ligera baja con respecto al mes anterior, equivalente a 85 córdobas.

No obstante, en diciembre de 2020, el valor de estos productos totalizó 9,681.56 córdobas y en julio de este año la cifra ascendió a 10,260.53, lo que significó 578.97 córdobas más.

En esta sección, los alimentos que más bajaron de precio en julio fueron los frijoles, posta de res, cerdo, pescado, la leche, el queso, el tomate y la chiltoma, lo que fue contrarrestado con un incremento en el precio del arroz, aceite, pollo, huevo, cebolla blanca y la papa.

Otero manifestó que otro producto que ha subido de precio y no está dentro de la canasta, aunque es parte del consumo de todos los nicaragüenses, es el café.

“Vos ves que el café no falla y dependiendo de tu poder adquisitivo, hay café caro y barato, hay mucha gente que compra la bolsita de café presto instantáneo, el tubito, pero hay gente que invierte en un café de calidad, y este producto está excluido de la canasta y gravado”, dijo Otero.

Puede interesarle: Canasta básica en Nicaragua supera por primera vez los 14,000 córdobas tras impacto de reforma tributaria «confiscatoria» de Ortega

Por otra parte, en julio los usos del hogar, que representa el 20.8 por ciento del total de la canasta, alcanzó los 3,225.62 córdobas y un mes antes estaba en 3,185.6 córdobas, lo que implica un aumento del 1.25 por ciento.

Con respecto a diciembre el aumento es de 123 córdobas, puesto que para entonces estos productos alcanzaron los 3,102.2 córdobas.

En el caso de vestuario, en diciembre del año pasado se requerían 1,742.5 córdobas para solventar estos gastos. Ahora el costo se posiciona en 1,779.8 córdobas. De igual forma, con respecto a junio se observa un ligero aumento de seis córdobas.

El costo es más elevado en los departamentos

Por otro lado, no es sorpresa que la cesta familiar en algunos municipios del país ya supere los 16,000 córdobas y en otros sea igual, o ligeramente más baja, porque todo depende de la distancia y la producción de la zona.

“En los municipios sucede que tal vez ellos tienen su matadero y ahí es más barata la carne, pero el arroz y los frijoles son más caros. En tanto, si siembran perecederos, entonces ahí son más baratos. Cada municipio es diferente”, dijo Pomares.

Señaló que la situación empeora cuando en el hogar solo una o dos personas costean la cesta familiar, situación que empeoró con la crisis sociopolítica cuando más de una persona en el hogar perdió su empleo y no lo ha podido recuperar.

Y a eso se suma que la especulación genera ruido y, al final, los más afectados son los consumidores. “Hay mucha especulación, por ejemplo la leche se está vendiendo entre cinco y ocho córdobas el litro, pero aquí no baja la crema, ni los yogures, la mantequilla, pero ellos están comprando regalada la leche, entonces la especulación hace que se le pegue una estocada al consumidor final”, agregó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: