LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

William Aragón,

William Aragón, periodista de Madriz. LAPRENSA/Óscar Navarrete

Policía orteguista roba celular al periodista independiente William Aragón

El comunicador venía de aplicarse la primera dosis de la vacuna anticovid en Estelí, cuando la Policía detuvo la motocicleta en el viajaba

El periodista independiente William Aragón, de Somoto, denunció el robo de su teléfono personal por parte de la Policía orteguista, cuando viajaba hacia su casa la mañana del jueves 19 de agosto. El comunicador regresaba de aplicarse la primera dosis de la vacuna anticovid en Estelí y viajaba como pasajero en una motocicleta.

Aragón declaró a LA PRENSA que cuando pasaba por la Escuela de Agricultura y Ganadería en Estelí, un retén policial detuvo al conductor de la motocicleta y le pidió los documentos, pero al parecer Aragón fue reconocido por el agente de Tránsito, quien procedió a requisarlo y luego le obligó a bajarse de la moto.

Lea además: Líderes de la prensa estadounidense a Ortega de Nicaragua: manos fuera de LA PRENSA

«Al bajar la cuesta La Cucamonga estaban dos patrullas, una de Tránsito y otra de la DOEP (Dirección de Operaciones Especiales Policiales). Al conductor lo para un agente de Tránsito y entrega sus documentos, el de Tránsito al parecer me conoció porque me saludó ‘oe William’, pero eso fue todo. Se acercó uno de la DOEP, me quedó viendo y se hizo detrás de la moto y antes que arrancara el conductor, el de Tránsito le dijo que se esperara. Me quedó viendo y me pidió la cédula. Se fue para donde estaban las camionetas, se puso a platicar (con los demás agentes), le hicieron fotos a mi cédula e hicieron unas llamadas. Cuando regresó donde yo estaba, me dijo que me bajara», relató el periodista.

Prepotente interrogatorio

Una vez que Aragón se bajó de la moto, el agente de la DOEP le empezó a tomar fotos y a preguntar para dónde se dirigía, de dónde venía, por qué viajaba en moto y qué profesión tenía.

«Dame tu celular, me dijo (el de la DOEP) y por qué te lo voy a dar si es mi celular y es privado, le contesté. Te estoy pidiendo que me lo des, no que me contestés. Yo ya lo miré alterado, entonces saqué mi celular y se lo entregué. Él intentó revisar y me pidió que lo desbloqueara, pero le dije que no, que era mi celular y era privado, entonces le dijo al de la moto que se fuera, que no se quedara conmigo, a pues yo pensé que me iban a arrestar», compartió Aragón.

Lea además: William Aragón, de LA PRENSA, un periodista sin miedo a la dictadura

Aragón nuevamente esperó por unos minutos, pues el agente de la DOEP se fue con el celular J5 Prime a la patrulla. «Regresó con otros y me dijo que el celular me lo iban a decomisar y le dije que si lo desbloqueaba me lo regresaban, pero me dijo que no, que era mi obligación desbloquearlo porque me lo estaba pidiendo una autoridad», contó el comunicador.

Luego de unos 15 minutos retenido por la Policía, Aragón abordó un medio de transporte con rumbo a Somoto, donde vive.

«Hay un abuso de autoridad porque ellos no tienen por qué revisar el celular de uno, ni a los delincuentes le piden tanto como a uno. También hay un acto vandálico de la Policía porque me robaron mi celular», refirió Aragón.

Represión contra periodistas independientes

Aragón es originario de Estelí, pero actualmente reside en Somoto. Cuenta con una trayectoria profesional de 28 años, 18 de ellos trabajando como corresponsal en LA PRENSA. El comunicador ya ha vivido otros capítulos de represión, amenazas y atentados por parte de grupos progobierno por el hecho de ejercer un periodismo independiente.

El más reciente hecho fue hace mes y medio, según Aragón, cuando el jefe de inteligencia del partido gobernante en Somoto lo amenazó y lo señaló de ser un «diablo».

«En esta situación que estamos es difícil hacer periodismo, estamos en constante acecho policial y paramilitar, amenazas y acciones que ponen en peligro la vida. Es un riesgo para los periodistas independientes (…) porque cuestionamos al poder y a ellos les incomoda», manifestó Aragón.

En el 2018, la casa de habitación de Aragón fue atacada a balazos en tres ocasiones por parapolicías o simpatizantes sandinistas, que lo obligaron a huir de su vivienda.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: