LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

La observación electoral internacional

La autoridad electoral del régimen orteguista realizó un foro virtual con algunos de sus acompañantes extranjeros que estarán en el país durante las votaciones del 7 de noviembre.

A juzgar por las informaciones, los foristas eran dirigentes comunistas y de otros movimientos de izquierda radical de varios países, que vendrán a demostrar su apoyo incondicional al régimen sandinista.

En dicho foro virtual sus organizadores aclararon por qué prefieren el acompañamiento de amigos correligionarios, en vez de la observación electoral de organismos e instituciones internacionales como la OEA, la ONU, la Unión Europea y otros. Esto se debe, dijo una magistrada electoral orteguista, a que el acompañante es un amigo que llega a conocer, compartir, disfrutar y puede hacer alguna recomendación. En cambio, aseguró, el observador electoral internacional “se te pone como que está por encima de tu proceso nacional, de tu legislación y quiere incluso intervenir en los aspectos que no debe intervenir porque tu legislación no te lo permite”.

En realidad eso último no es así. Tiene razón la funcionaria orteguista, en lo que dice sobre el acompañamiento electoral que se practica donde las elecciones no son libres y transparentes. Allí no permiten observadores externos, expertos, independientes y profesionales. En su lugar invitan a camaradas acompañantes que llegan simplemente a avalar las votaciones y disfrutar su estadía en el país.

La observación electoral internacional es totalmente distinta y no solo es aceptada, sino incluso solicitada, en los países que por ser democráticos y sustentar su sistema político en elecciones transparentes, no tienen nada que esconder. Por el contrario, se sienten orgullosos de la limpieza de sus procesos electorales y les honra que personalidades extranjeras verifiquen su legitimidad.

La observación electoral internacional se comenzó a practicar desde mediados del siglo 19, escribe el experto estadounidense en elecciones, Larry Garber. Pero fue hasta después de la II Guerra Mundial, con el surgimiento de muchos nuevos Estados independientes, que la observación electoral externa se sistematizó y cobró prestigio internacional. En 1948 la ONU envió a Corea su primera misión de observación electoral y luego la comenzaron a hacer la OEA y la Mancomunidad Británica.

Son varias las razones que determinan la importancia y validez de la observación electoral internacional. Mencionamos aquí algunas de ellas:

Primera, que los observadores vigilen objetivamente el cumplimiento del derecho de participación política establecido en el artículo 21 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Segunda, disuadir la tentación del fraude electoral en políticos desesperados por imponerse en los comicios. Y en caso de haber fraude de cualquier tipo y dimensión, informarlo públicamente en el país e internacionalmente.

Tercera, brindar apoyo a quienes participan en el proceso y evento de mayor significación positiva en una democracia, que es la elección libre y limpia de gobernantes y representantes.

Cuarta, revestir de legitimidad las elecciones al verificarse su autenticidad por el cumplimiento de las normas universalmente aceptadas y consagradas en tratados internacionales, de la democracia representativa.

Por supuesto que donde no hay elecciones libres ni interesa la legitimación democrática del ejercicio del poder político, es comprensible que se descalifique la observación electoral internacional, que se le rechace y sustituya con cualquier cosa, como esa que llaman acompañamiento.

En Nicaragua hubo observación electoral internacional en 1990, 1996, 2001 y 2006, hasta que la transición democrática fue interrumpida y revertida. Pero seguramente que volverá a haber cuando el país regrese a la democracia.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: