LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

FMI pronostica para Nicaragua 5 % de crecimiento del PIB este año, pero prevé cinco años de estancamiento

Estados Unidos, la economía socia de Nicaragua y de donde viene la mayor parte de las remesas, se expandirá este año 6 por ciento.

El Fondo Monetario Internacional ve con mayor optimismo la economía de Nicaragua. Luego de pronosticar una expansión de 0.2 por ciento a inicios de este año, en su actualización en octubre el organismo mejoró la tasa a un 5 por ciento, que se convertiría, sin embargo, en la cuarta economía de mayor expansión en Centroamérica.

De esta manera, el FMI se alinea al optimismo también exhibido por el Banco Mundial la semana pasada que situó en 5.5 por ciento la nueva perspectiva para el cierre 2021, pero ambos organismos aún toman distancia de la tasa máxima esperada por el gobierno de Daniel Ortega que prevé incluso que se rebase el 7 por ciento.

Según la nueva actualización del organismo radicado en Washington, Nicaragua transitará, luego de un crecimiento de cinco por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB), por años de baja expansión, que comenzará en el 2022 con un crecimiento de 3.5 por ciento, pero en el 2023 la curva declinará hasta un 2.2 por ciento y se mantendrá oscilando en esa tasa hasta el 2026.

Por año, las previsiones preliminares del FMI son que Nicaragua crezca en el 2024 a un ritmo de 2.4 por ciento; en el 2025 a 2.6 por ciento y al finalizar el periodo 2026 la tasa se situaría en 2.7 por ciento. Cabe mencionar, no obstante, que estas previsiones cada año son revisadas y actualizadas, pero por ahora es así como el FMI mira a Nicaragua y su futuro económico inmediato.

El Fondo Monetario presentó este martes la actualización de sus proyecciones económicas en el marco de la reunión anual que sostiene en conjunto con el Banco Mundial. En comparación con las previsiones de julio, la proyección del crecimiento mundial para 2021 se ha revisado ligeramente a la baja y se sitúa ahora en 5.9 por ciento, mientras que la correspondiente a 2022 se mantiene sin variación en 4.9 por ciento.

La peligrosa divergencia de las perspectivas económicas de los países sigue siendo uno de los principales motivos de preocupación. «Se prevé que el producto agregado del grupo de economías avanzadas recupere la trayectoria de la tendencia previa a la pandemia en 2022 y la supere en un 0.9 por ciento en 2024. En cambio, se espera que el producto agregado del grupo de economías de mercados emergentes y en desarrollo (excluida China) se mantenga en 2024 un 5.5 por ciento por debajo de las previsiones prepandémicas, lo cual provocaría un fuerte retroceso de los logros en la mejora del nivel de vida», según el organismo.

En el caso de Centroamérica, el Fondo coloca a Nicaragua como la cuarta economía de crecimiento este año, siendo Panamá la que liderará la expansión regional con un 12 por ciento; seguido por El Salvador con un 9 por ciento, Guatemala con un 5.5 por ciento y en la cuarta posición el PIB nicaragüense.

Al otro extremo se encuentran Honduras con una tasa de 4.9 por ciento y Costa Rica con un 3.9 por ciento, con la quinta y sexta posición, respectivamente.

Estados Unidos, la economía socia de Nicaragua y de donde viene la mayor parte de las remesas, se expandirá este año 6 por ciento, pero el próximo suavizará el ascenso con un 5.2 por ciento; en tanto la zona euro, donde están varios compradores de productos locales, se espera este año 5 por ciento y el siguiente 4.3 por ciento.

El crecimiento económico de Nicaragua estará ligeramente por debajo del 6.3 por ciento que se prevé para América Latina y el Caribe. En el 2022 se espera una tasa de tres por ciento.

Al FMI le preocupa especialmente la expansión de la variante delta en el mundo. «La recuperación mundial continúa, pero ha perdido ímpetu, obstaculizada por la pandemia. Impulsado por la variante delta, sumamente contagiosa, el número de muertes por covid-19 documentadas a escala mundial roza ya los 5 millones y abundan los riesgos para la salud, lo cual impide volver a la plena normalidad», dijo Gita Gopinath, consejera económica del FMI.

«Los brotes pandémicos en vínculos esenciales de las cadenas mundiales de suministro han provocado demoras imprevistas en el abastecimiento, estimulando la inflación en muchos países. En general, los riesgos para las perspectivas económicas han aumentado y las disyuntivas en materia de políticas son ahora más complejas», consideró.

Otro elemento que inquieta al FMI es el bajo alcance de la vacunación en los países de bajos ingresos. «Mientras que casi el 60 por ciento de la población de las economías avanzadas ya está completamente vacunada, e incluso se están administrando dosis de refuerzo, aproximadamente el 96 por ciento de la población de los países de bajo ingreso sigue sin vacunar. Además, ante el endurecimiento de las condiciones financieras y el aumento del riesgo de desanclaje de las expectativas de inflación, muchas economías emergentes y en desarrollo están replegando a mayor velocidad las políticas de apoyo, pese a la profunda escasez de producción», señala la funcionaria del FMI.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: